viernes, 7 de agosto de 2009

Las trovadoras


Este texto, extraído de La diferencia sexual en la historia, de María Milagros Rivera Garretas, está dedicado con mucho cariño a madame Minerva (Ellas en la Historia). Madame sabe por qué, y yo espero que resulte de su agrado.



En la Europa feudal, bastantes mujeres se dedicaron a explorar el sentido de ser mujer en su mundo, y a experimentar en la práctica formas de vida fieles a sus exploraciones y al sentido femenino de la libertad. Pertenecieron a todas las clases sociales y formaron movimientos a veces muy grandes y duraderos en el tiempo.


Las trovadoras fueron poetisas del amor cortés. Vivieron en Provenza y en Cataluña en los siglos XII y XIII. Escribieron en su lengua materna, que era la lengua provenzal o lengua de oc, y pertenecieron a la nobleza feudal, siendo frecuentemente las señoras de una corte noble, grande o pequeña. En estas cortes, llamadas salons de Pierre —salones de piedra—, las trovadoras fueron el centro de un núcleo político y literario en el que también ellas cantaron y compusieron.


En la actualidad conocemos algo más de 20 trovadoras de las que se conservan textos. De entre ellas destacan algunas autoras como la condesa Beatriz de Dia, María de Ventadour, Bieiris de Romans, Azalais de Altiers, Castalloza, Alais, Iselda, CarenzaDe otras muchas trovadoras se conservan solamente los nombres. Al lado de estos nombres encontramos muchas poesías trovadorescas anónimas sobre las cuales especialistas en literatura cortés entienden que son, en buena parte, de autoría femenina.


Las trovadoras no son un episodio histórico aislado. Forman parte de una tradición femenina de canciones, de poemas y de espiritualidad amorosa que se había dado anteriormente el Al-Ándalus y se dará después en las tertulias humanistas y renacentistas de los siglos XV y XVI y en los salones de las preciosas del XVII.


Las poesías de las trovadoras tratan siempre el asunto delicado de la relación amorosa. De la relación amorosa con sus conflictos, su pasión, su felicidad. Ellas domaron la lengua materna hasta llevarla a expresar exquisitamente tanto el placer del amor como el dolor de corazón que traen consigo los sentimientos contradictorios que el amor conlleva. Escribió, por ejemplo, Castelloza:


Ningún otro amor me interesa en absoluto

Y sabed bien que jamás la alegría me sustenta,

Salvo la vuestra que me alegra y me reaviva

Cuanta más pena y turbación siento;

Y me dispongo ahora a alegrarme y gozar

De vos, amigo, porque no puedo cambiar;

Ni tengo alegría ni espero consuelo

Salvo aquel que sentiré durmiendo.


El amor que cantaron es muy distinto al amor de la épica de esos mismos siglos. La poesía épica, como demuestran La Canción de Roldán y El Cantar de Mio Cid, entendieron la relación amorosa en clave de fuerza: los caballeros son fuertes, las damas débiles. El diálogo de las trovadoras consiste en la petición de consejo, por parte de una enamorada o un enamorado, a una mujer a la que ella o él reconoce autoridad.


Las trovadoras civilizaron la relación entre mujeres y hombres dirigiendo las cortes del amor, apoyando e inspirando a poetas, a juglares, a juglaresas, y también escribiendo ellas mismas su poesía exquisita. Entendieron que el amor es el núcleo de las relaciones humanas, la cuestión fundamental de la existencia, tanto en la vida como en el arte. Ellas interpretan el amor, lo regulan, pero no con leyes o tratados generales, sino en el contexto de cada situación amorosa concreta.


20 comentarios:

  1. No son ganas de peloteo, pero si las mujeres hubiesen tenido otro papel, el mundo sería muy diferente.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  2. La condesa de Dia es quizá la trobairitz más conocida, no es raro encontrarla en grabaciones de música medieval. Además, Octavio Paz la menciona expresamente en su libro La llama doble, dentro del capítulo dedicado al nacimiento del "amor cortés" en Occitania, al mismo nivel que sus ilustres colegas masculinos: Marcabrú, Jaufré Rudel, Peire Vidal...

    También hace referencia a Azalais de Porcairagues, para describir con sus palabras las diversas etapas que ese amor idealizado tenía, a modo de pruebas antes de la consumación ("Bello amigo... Pronto llegaremos a la prueba y me entregaré a vuestra merced"). Un fin'amors que se terminó en cuanto Luis VIII de Francia y el papa Inocencio III entraron a saco en las tierras occitanas para erradicar a los cátaros y, ya de paso, a esos músicos-poetas que cantaban sobre temas más humanos que divinos...

    ResponderEliminar
  3. Seguramente, monsieur Xibeliuss. El papel de regalo con el que suelen envolverlas es frecuentemente demasiado fragil.

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Monsieur Mannelig, que placer leer sus comentarios por los datos tan interesantes que aporta siempre.
    Ciertamente cuando erradicaron a los cataros desaparecieron tambien muchas otras cosas, un modo de vida en realidad.

    Bisous, monsieur, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Realmente interesante...

    La poesía no sería nada sin los trovadores... ¿o debo decir las trovadoras? :)

    Un saludo cordial,

    ResponderEliminar
  6. Mme. un tema precioso, me trae a la memoria a Guillermo el trovador. Casualmente dentro de poco estaré en Bordeaux, tierra de Leonor de Aquitania,
    Felicidades Mme.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Trovadores y trovadoras, madame,todos contribuyeron, pero el papel de las mujeres ha sido injustamente olvidado, me temo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Madame Isthar, precisamente nosotras hicimos coincidir la fecha de fundacion de nuestra Orden de las Damas del Unicornio con el aniversario del duque Guillermo, como pequeño homenaje.

    Me alegra que finalmente este decidido lo de ese viaje a Burdeos. Seguramente se sentirá usted mucho mejor en Francia.

    Bisous, madame, feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  9. Muy original tu entrada.
    Y poco conocida por el común de los mortales la existencia de estas trovadoras.
    En nuestra lírica más antigua sí son conocidas las "cantigas de amigo" y las "jarchas" mozárabes, en el sentido de que las protagonistas que penan de amor son mujeres, pero sólo como estrategia literaria: en realidad, detrás hay un autor varón.
    Sí había oído de la existencia de las "mujeres trovadoras de Dios", como Hildegarda de Bingen o Beatriz de Nazaret, que llevaban vida monacal y manifestaban una absoluta pasión por Dios, retomada después por los poetas místicos como Teresa de Jesús,lo cual, en ambos casos, plantearon serios problemas con el poder eclesiástico oficial, lo que condujo a tener problemas con la inquisición.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Yo me pido ser trovadora. No puede ser más atractivo que recorrer corte tras corte atrayendo todas las miradas y siendo el centro de la expresión amorosa. Me imagino que en la Edad Moderna tales conductas se reprobarían por ciertos sectores más conservadores (sobre todo en España). Porque, por cierto, ¿se conoce el nombre de alguna trovadora española?

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Pues tambien por aqui hubo alguna trovadora, monsieur Cayetano. Es verdad que el tema es poco conocido, lo que es una lastima, porque me parece muy bonito. Cuantos nombres se habran perdido para siempre.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  12. Pues si, madame, precisamente en España había trovadoras. Donde no me suena es en Inglaterra o en el Imperio, por ejemplo. La mayoría eran de Provenza y de Cataluña, una de ellas nuera de Alfonso II de Aragon, pero tambien en Castilla hubo: se me ocurre que en la corte de Alfonso X el Sabio destacó María Perez conocida como la Balteira, cantante y compositora, que acompañó a cantantes y juglares.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  13. La pluma de las trovadoras no era, para nada, débil, madame :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Vive l'Empereur!

    ¡Bienvenido/a lector/a! Esta aventura por recorrer el Mundo de la mano del Emperador Napoleón Bonaparte (1769-1821) nació el 30 de Abril 2009, día en el que además, Napoleón vendió Luisiana a los Estados Unidos por 80 millones de francos.

    http://vivelempereur.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  15. Desde luego que no lo era, madame.
    Dsconcertado debia de tener a mas de uno!

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Excelente entrada. Y necesaria para hacernos saber (una vez más) que el mundo de la música (y el arte en general) ha estado formado por artistas de ambos sexos. Fascinante mundo el de las trovadoras.
    Había leído sobre las poetisas de Al-Andalus pero desconocía que hubiese tantas famosas trovadoras. Era lógico. La pena es que se las haya silenciado.

    Abrazos de domingo, madame.

    ResponderEliminar
  17. Oh Madame, muchas pero muchas gracias por la dedicatoria!!! ;) para mi ha sido una sorpresa sumamente grata :) me encantó el post :) :) :). Ojalá hubiera llegado antes, y mire que ayer no estaba segura de encender o no mi laptop, ojalá lo hubiera hecho :).

    Es muy hermoso el poema que cita. El amor es uno de los temas más tocados a lo largo de la historia, puede ser algo tan grato pero a la vez algo tan triste ... no todos los seres humanos saben apreciar las dichas del amor y lastiman, engañan ... otros se prestan a la más cruel de las indiferencias y tratan de darle hasta un análisis científico, cómo pueden hacer algo tan monstruoso!, la ciencia debe ser usada para otros fines pero no para analizar el amor, este sentimiento debe permanecer en la poesía, las demostraciones concretas, es fundamental que siga siendo un sentimiento impregnado de magia, basta de querer racionalizarlo, ojalá se imitará más a menudo a aquellas trovadoras.

    Y justo Madame ayer vi una película que trataba sobre el amor, la protagonista es Barbra Streisand y el protagonista le decía que el amor era una manipulación, le quitaba el encanto al sentimiento y a la pobre le costaba aceptar las teorías de este tipo.

    Una vez gracias por la sorpresa Madame!! :)

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  18. En la penúltima línea quise decir "una vez MÁS".

    ResponderEliminar
  19. Me alegra ver que he acertado con el tema, madame.
    Muchas gracias a usted por su habitual presencia, con la que honra mis paginas.

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Monsieur Enrique, ya ve usted de que manera se ha ninguneado frecuentemente a la mujer. Sí que había, pero no se hicieron tan famosas.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)