sábado, 22 de agosto de 2009

El Barón Rojo

Réplica del avión del Barón Rojo

Manfred Albrecht Freiherr von Richthofen fue un aviador alemán conocido como el Barón Rojo por el color del que pintaba sus aviones. A los 24 años era el comandante de la mejor escuadrilla, la 11º Jasta. Sólo durante abril de 1917 su unidad derribó 88 aviones británicos de un total de 151 victorias obtenidas por los alemanes. La expectativa media de vida de un aviador británico en el Frente Occidental durante aquel mes, que se llamó abril sangriento, era de 23 días.


Después llegó la Patrulla Anti-Richthofen. Él nos lo cuenta:


“Los ingleses eligieron un óptimo sistema para capturarme o para derribarme, preparando una escuadrilla especial para patrullar nuestro sector... volábamos hasta el frente esperando encontrar al enemigo. Después de casi veinte minutos, llegó el primero y fue sorprendido. Eran tres ingleses sobre monoplazas Spad que creían ser superiores a nosotros a causa de la excelente calidad de sus aparatos. Mi adversario fue el primero en caer, con el motor destrozado, creo. Decidió intentar aterrizar en las cercanías, pero no le di tregua y lo ataqué una segunda vez: todo su avión saltó en pedazos. Las alas se rompieron como piezas de cartón y el fuselaje se precipitó como un fardo, ardiendo. Cayó en un pantano. Fue imposible recuperarlo y por tanto no pude saber el nombre de mi adversario. Wolf y mi hermano habían atacado a otro contrincante simultáneamente y lo obligaron a aterrizar no lejos de mi víctima. Mi padre es el comandante de una pequeña ciudad cercana a Lille. Mi hermano fue el primero en saltar fuera de su avión para saludar al viejo:


—Buenos días, papá. Acabo de derribar un inglés.


Inmediatamente después, yo también salté fuera de mi aparato y le dije:


—Buenos días, papá, acabo de derribar un inglés.”


Richthofen acababa de obtener su victoria número 52. Afortunadamente para los británicos, el 1 de mayo recibió un permiso para celebrar su 25 cumpleaños y así terminó el terrible "abril sangriento".


El Barón Rojo

El Barón Rojo nació el 2 de mayo de 1892 en la capital de Silesia, hoy perteneciente a Polonia, en el seno de una familia de aristócratas terratenientes. Se batía en el aire como en la época de la caballería, permitiendo incluso escapar a sus víctimas malheridas. Curiosamente en la academia de aviadores no fue de lo mejor, pero en combate fue único.


El 6 de julio de 1917 recibió una bala perdida en el cráneo que le lesionó el cerebro, pero él siguió volando pese a estar incapacitado ya para soportar alturas. Se comportaba como si fuera inmune a la muerte, no tomando ninguna precaución y en contra de las reglas fundamentales de vuelo que había escrito en su manual. Llevó vendada la cabeza durante mucho tiempo. Poco después recibió un Fokker Dr I, un triplano que también pintó de rojo y tenía gran agilidad, pero si se mantenía en rumbo fijo muchos minutos se convertía en presa fácil.


Lo derribaron la mañana del 21 de abril de 1918 cerca del río Somme, en el norte de Francia. Tenía 25 años. Según las fuentes oficiales fue el capitán canadiense Roy Brown el que consiguió matarlo, aunque nuevas investigaciones apuntan a que fue el soldado de infantería australiano Evans el que disparó desde tierra.



Los británicos lo enterraron con todos los honores militares y le rindieron tributo. Su ataúd, cubierto de flores, fue cargado por seis miembros del escuadrón 209. Soldados australianos presentaron armas y lanzaron tres salvas en su honor. En su lápida, que se encuentra en el mismo lugar en donde cayó, se puede leer en su epitafio:


"Aquí yace un valiente, un noble adversario y un verdadero hombre de honor. Que descanse en paz".


16 comentarios:

  1. Posiblemente, uno de las pocas formas de guerra que pueden llegar a respetarse: caballeros luchando entre ellos, ateniéndose a las normas y sin molestar a la población civil.
    En este sentido, un gran militar.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  2. Todavia quedaban caballeros con principios, monsieur. Temo que fuera el ultimo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Madame, qué maravillosa entrada para celebrar estos seis meses! MUCHAS FELICIDADES!!!!
    Y por favor, ¡No dejéis de escribir el blog, me encanta! Sin vos esto de la blogosfera no sería lo mismo, ni mucho menos!!!
    Un cariñoso abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, madame. Por el momento no tengo pensado dejarlo, pero cuando me ponga con tareas mas serias nuevamente no se si tendre tiempo a todo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Sí, el cara a cara murió con Richthofen. Ahora cualquier fanático ignorante puede dejar una mochila llena de C4 en una estación, una papelera, la puerta de un colegio y... ¡plof! Se acabó para un montón de inocentes.
    Hasta para hacer la guerra hay que tener clase.
    Por cierto: Mi desprecio más absoluto para esos fanáticos cobardes de bomba-lapa y mochila explosiva.

    ResponderEliminar
  6. Lo mismo digo, monsieur. Que contraste con el baron rojo, su valentia y su caballerosidad.
    Ojala fueramos herederos de esos principios que defendia, pero me temo que agonizan.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Pues nunca me había fijado en lo joven y guapo que era el Barón Rojo, pero así es. Debía ser muy apuesto y también alocado por todo lo que cuentan de él. Y es curioso que en la Academia no destacara, hecho que no es extraño. Muchos intelectuales de renombre no descoyaron en el colegio o la universidad, pero sí posteriormente.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Jiji, sí que era guapete, madame. Y debía de estar impresionante con ese uniforme tan favorecedor.
    Ya ve, al final lo que cuenta es la practica, no la teoria.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  9. Conocía la historia de este señor desde hace tiempo y cuando la leí por primera vez me fascino.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  10. He logrado pillar un ordenador por estos pagos y así contestar alguna cosilla.
    Nos traes hoy a la figura legendaria del Barón Rojo. Todo una leyenda, un mito de la Primera Guerra. Un personaje sin duda interesante por sus hazañas en el aire.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. A mi tambien, monsieur Jose Antonio. Un personaje digno de ser recordado siempre.

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Monsieur Cayetano, que sorpresa!
    Que tal por Roncesvalles?
    Espero que este teniendo unas bonitas vacaciones.

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Un mito sin duda... que ha servido para bautizar a unos de los grupos de Heavy Metal español más famoso... en cuanto al aviador lo que se cuenta parece más propio de las antiguas justas de caballería medieval ...
    También recordar que un descendiente suyo, no se si un hijo o un sobrino fue el que mandaba la Legión Condor de tan infausto recuerdo en España

    ResponderEliminar
  14. Ah, monsieur, pues no sabia yo lo de su descendiente, no. Lo del grupo de Heavy Metal sí, jiji.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  15. Una pena tremenda ese derribo, y tantos como los que hizo él. Tan joven y tan profesional, como tantos jóvenes de aquella generación inmolada en aquella guerra estúpida, como todas las guerras. Si hubiese sido algo más cauto hubiese sobrevivido pues ya estaba cercano el final de la Gran Guerra. De todas formas, alguien como el, creo qie se hubiese avergonzado de la paz tan humillante que firmó Alemania en 1919 y al ver el regimen más terrorísta de la historia: el hitleriano desde 1933 a 1945. Posiblemente habría sucumbido con la Luthwafe del malvado Goering.
    Saludos y gracias por leer mi blog.

    ResponderEliminar
  16. Que descanse en paz el gran barón rojo, el más grande caza de la historia, valiente y caballeroso, dos terminos que la guerra ha exterminado junto a la vida de millones de hombres

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)