sábado, 11 de julio de 2009

Robin Hood


Robin Hood, legendario bandido, es el protagonista de muchas historias que comenzaron en la Edad Media. Se supone que vivía con su banda en el bosque de Sherwood. Los eruditos han estado buscando durante mucho tiempo a un Robin Hood real, pero no hay muchas pruebas que avalen la certeza de que alguna vez hubiera uno. Ningún ladrón hubiera podido vivir como Robin vivía en las leyendas, y, sin embargo, es evidente que hay numerosos detalles que se repiten durante largos periodos de tiempo y en lugares muy distantes unos de otros, lo que da mucho que pensar.


Las referencias a la leyenda aparecen en numerosas fuentes, tanto en Escocia como en Inglaterra, a finales de la Edad Media. En Piers Plowman, que data de alrededor de 1377, el personaje de Sloth afirma conocer los versos de Robin Hood mejor que el Padrenuestro. Y un clérigo anónimo escribió a principios del siglo XV que muchos preferían escuchar la historia de Robin Hood que ir a misa. Muchas parroquias representaban obras de teatro sobre el personaje por May Day, y aún se conservan baladas medievales que celebran sus hazañas.


Con el tiempo la leyenda iba siendo ampliada y adornada. Se añadían nuevos personajes y se elevó el status social de Robin. La idea de un Robin Hood despojado de sus propiedades es un invento del siglo XVI. En las versiones medievales no tenía tierras ni títulos, sino que se le describe más bien como un granjero que imita el comportamiento caballeresco y está en permanente rebelión contra la autoridad, a veces incluso contra el propio rey. Por eso Sir Richard Morison, enfocando la cuestión sobre las repercusiones políticas que la tradición podría traer, instó a Enrique VIII a cambiar las representaciones de Robin Hood por entretenimientos más edificantes.


Igualmente, la idea de que roba a los ricos para dárselo a los pobres es invención romántica del siglo XVIII.


Hay evidencias desde el XVII de una industria turística en torno a este personaje: Richard Brathwaite menciona haber pagado medio penique por beber del pozo de Robin Hood.


El sheriff de Nottingham representa el papel de archivillano, el de la mala administración de justicia, que siempre perjudicaba al débil y al campesino. La vida de Robin es una larga lucha contra la tiranía y la injusticia, pero la victoria sólo se lograba derramando la sangre de sus enemigos, y sus admiradores se deleitaban viéndola correr.


En la historia hay caballeros, abades, nobles y hasta el mismísimo rey Ricardo Corazón de León. Robin ayuda al rey y entra a su servicio, pero siente nostalgia del bosque y le pide permiso para visitar de nuevo a sus viejos compañeros. El rey le da una semana, pero se convierte en 22 años, y al final es traicionado por Sir Roger.


Se supone que hay una tumba de Robin Hood en el priorato de Kirklees. Esta tradición se remonta a la referencia de John Leland a Kirklees en el siglo XVI como lugar de enterramiento del forajido.


En el año 2006 arqueólogos británicos de la Universidad de Sheffield afirman haber encontrado las ruinas del hogar de Robin Hood, aunque no en Sherwood, sino en el condado de South Yorkshire.


¿Sería posible que, aunque idealizado y con todos los cambios y aditamentos que el tiempo ha proporcionado, existiera alguna vez un forajido llamado Robin Hood?



Bibliografía:

The outlaws of medieval legend – Maurice Hugh Keen

Robin Hood: The shaping of the legend – Jeffrey L. Singman, Jeffrey L. Forgeng

The outlaw legend – Graham Seal


13 comentarios:

  1. La verdad es que resulta hasta bonito eso de robar a los ricos para dárselo a los pobres. Es una profesión muy altruista.

    Tengo entendido que en España teníamos nuestro particular Robin Hood que operaba en Sierra Morena.
    Le llamaban José María el Tempranillo o "el bandolero bueno".

    Disfrutad del sábado, madame.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Por supuesto que existió Robin Hood! Aunque posiblemente ni él mismo fuera capaz de reconocerse en su leyenda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ay si, madame, el Tempranillo, jiji. Y tan tempranillo, que a los 20 años ya tenia su propia banda.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  4. Pero digo yo, monsieur: si un hombre no puede reconocerse en su leyenda y si al final ni siquiera el nombre y el lugar coinciden... realmente se trata de él?

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado su entrada Mme. es un personaje que siempre he admirado y las películas son muy entretenidas.
    Deseo que estén bien.
    Un abrazo
    Besos Isthar

    ResponderEliminar
  6. Quizá hubo un personaje de estas características pero no exactamente igual, y las leyendas han ido exagerando el asunto. Pero a mí el personaje me gusta así.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, madame Isthar, a mi tambien me gustan mucho las peliculas de Robin Hood.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Si, madame Kassiopea, yo tambien pienso que la leyenda surgió de algo, de algun personaje real. Suelen tener un fondo de verdad sobre el que construir la rica trama.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Madame, yo estoy segura de que existió, aunque sería muy diferente del que nos ha llegado, o mejor dicho, del que hemos creado. Un besito!

    ResponderEliminar
  10. Tal vez se llegue a saber todo un día, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay, querida dama, cuán cruel sois llamando forajido a un héroe popular! ¿Qué sería de nosotros si no pudiéramos imaginar, siquiera por un rato, que alguien puede vengarnos de tantas y tantas injusticias y abusos que se cometen contra nuestras familias, amigos, conciudadanos y nosotros mismos? Viva Robin Hood y el sueño que representa. Besitos.

    ResponderEliminar
  12. pues solo se qu robin hood fue un arquero muy habil defensor de los nobles ,
    luchaba contra el cherif dee nottingham y el
    principe juan sinn tierra que utilizaban
    lafuurza pùblica para acaparar
    legitimamente las riquezas de los nobles
    que se les oponìan....

    ResponderEliminar
  13. sea verdad o fantasia,,,,,, todos llevamos un robin hood dentro nuestro....

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)