viernes, 31 de julio de 2009

Origen del teatro griego


Las festividades en honor de Dioniso fueron muy variadas. Las agrionias tenían como aspectos fundamentales las orgías de las bacantes, que corrían por los montes despedazando a los animales, y el sacrificio simbólico, tal vez real en un comienzo, de un adolescente, recuerdo del mito del dios despedazado por los titanes y representación, también, de la muerte de la naturaleza en invierno.


Las trietéridas de Tebas fueron el prototipo de estas festividades. Eran nocturnas, y tenían como escenario las faldas del Citerón, iluminadas por las antorchas. Sólo participaban en ellas las mujeres, coronadas de yedra, el cabello suelto, danzando al son de los tambores. Estas celebraciones se propagaron y fueron célebres las de Delfos, que tenían lugar cada nueve años.



Hubo también dionisiacas campestres, puramente atenienses, celebraciones rústicas de aldeas y campos. Su parte central consistía en una procesión, y a veces alguna representación teatral. Los celebrantes se pintaban la cara con restos de vino o se la cubrían con máscaras de cortezas.


Las grandes dionisiacas se desarrollaron entre marzo y abril, y a ellas acudían gentes de toda parte del Ática y de territorios aliados. Por su carácter urbano y por coincidir con el comienzo de la primavera fueron las más esplendorosas, y tienen el mérito de que de ellas surgió la tragedia. Poetas famosos compusieron ditirambos para estas dionisiacas. Duraban seis días y tenían como partes centrales una procesión, un concurso de coros, con la participación de cinco coros masculinos y cinco infantiles, festejos callejeros y representaciones teatrales.


Las dionisiacas tenían carácter oficial. Estaban a cargo del arconte epónimo, que preparaban los concursos dramáticos y de coros. Recibían las solicitudes para participar acompañadas de un ejemplar de las obras con las que se quería competir. Los admitidos eran generalmente pocos: tres para la tragedia y tres para la comedia. Lo único que se les exigía era la ciudadanía ateniense.


Admitido el concursante, el arconte le daba el coro. Éste, el local para los ensayos, el vestuario y otros gastos dependían de los coregas, posición ambicionada por muchos. Luego venía la selección de los actores. Si se trataba de un solo personaje, el mismo autor lo representaba. Cuando eran varios, los arcontes los elegían por concurso, y el poeta designaba entre ellos los que fueran más de su agrado. A lo sumo eran 3, que iban cambiando de máscara según el sentimiento que fueran representando. Algunos comentaristas creen que la máscara tenía una bocina para aumentar la voz.



Actor en griego es hypókrites. El primer actor era el protagonista, el segundo el deuteragonista y el tercero el tritagonista.


Cuando todo estaba listo para la representación se realizaba una ceremonia llamada proagón: desfilaban el corega, el autor y los autores en el Odeón, pequeño teatro en las vecindades de uno más amplio en el cual se realizaban las representaciones. Para evitar aglomeraciones de público, se decidió vender las entradas y numerarlas.


El jurado que concedía los premios estaba compuesto por 18 personas. Al comienzo el premio para la tragedia era una cabra, y para la comedia una cesta de higos.



Bibliografía:

Del género dramático, la historia y nuestra lengua – Jorge Durán Vélez


27 comentarios:

  1. He recordado cuando mi mamá preparaba las clases del liceo, para sus alumnas . Teatro Griego. Cuántos recuerdos entrañables
    Ella deba clases de Historia y Literatura y frances.
    Un gran abrazo Mme. felíz fin de semana.
    Besos Isthar

    ResponderEliminar
  2. Hermosos recuerdos, madame. Y hermosa dedicacion la de su madre.

    Feliz fin de semana para usted tambien.
    Espero que lo disfrute mucho y con buena salud.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Buena entrada.
    Hay que reconocer que los antiguos griegos fueron los creadores, los padres de nuestra cultura: la filosofía, el arte a escala humana, el teatro...Que en las fiestas dionisíacas alguno se ponía las pieles de un macho cabrío ("tragos")y se entonaban cantos ("ode" u "odie")para simular el sacrificio del animal en honor del dios, y de ahí la "tragedia", que luego derivó hacia otros derroteros.
    Un pueblo imaginativo.Ya lo creo.
    Un saludo desde la tinaja.

    ResponderEliminar
  4. Hum, casi parecían más entretenidas las primeras fiestas que el teatro a que dieron lugar...
    jejeje
    Saludos, Madame y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, que interesante la entrada de hoy, madame.
    Imagino que debían ser todo un acontecimiento popular estos festejos. No me extraña que se hicieran entradas numeradas.

    Un beso de sábado.

    ResponderEliminar
  6. Si, monsieur Cayetano, es mi civilizacion favorita del mundo antiguo, precisamente por esa imaginacion y por la gran inclinacion que sentian hacia el arte en todas sus manifestaciones.
    El teatro griego me apasiona.
    Bueno, el teatro en general :)

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Ay, monsieur Xibeliuss, usted siempre de orgia en bacanal, jijiji. Esos vinitos de sangre de toro!

    Feliz fin de semana para usted tambien

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Gracias, madame. Para mi, como aficionada al teatro, es uno de los textos mas interesantes, aunque temí que este no lo leyera casi nadie.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Ajá. Veo que compartimos un punto más, madame. Esta noche, mister William me espera con sus tejemanejes mercantiles en Venecia.

    Y lo de los higos, pase, pero lo de llevarte una cabra a casa...

    ResponderEliminar
  10. jijiji, monsieur, en efecto yo preferiria no ganar esa competicion. O bien, directamente, dedicarme a escribir solo comedias. Porque los higos sí que me gustan mucho!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Ups, perdon, monsieur Mannelig, pense que estaba en este blog. Pero bueno, como habra deducido usted por el tipo de saludo tan sui generis, soy yo misma.

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Buen post, eso me recuerda al creador del ditirambo, el que fue salvado por un delfín, Arión de Metimna. Suerte.

    ResponderEliminar
  13. Coincido plenamente con algún comentario en que, posiblemente, la griega sea la sociedad-civilización más interesante.
    Con los griegos afloran, estallan, todos los sentidos del hombre que se exteriorizan en mil y una manifestaciones, entre ellas el teatro, del que expléndidamente nos cuentas su desarrollo y entresijos. Estupendos detalles.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Monsieur B.U. lo del delfin demuestra que la esperanza de vida en poblaciones de interior ha de ser inferior a la de la costa, ya que no cuentan con los delfines para echar una mano.

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Monsieur Fonsado, que bien que regrese usted.
    Espero que nos vuelva a deleitar pronto con una nueva actualizacion.

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué maravilla de entrada! Además de recordar siempre se aprende algo nuevo leyéndoos, madame. Muchas gracias, como siempre, por tan buen trabajo. Un besito!

    ResponderEliminar
  17. Me encanta descubrir que tambien es usted aficionada al teatro griego, y presumo que al teatro en general.

    Gran plaisir donde los haya.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  18. Por cierto, madame, permitidme deciros que estáis muy guapa en vuestra nueva foto :) Besitos!

    ResponderEliminar
  19. Siempre se han asimilado los cultos dionisiacos con orgías y fiestas que derivaban en borracheras, lluvias de vino, sexo y drogas de todo tipo. Creo que es por la conexión Dionisos/cultos dionisiacos. Y sí, efectivamente eran ritos dedicados al dios Dionisos, pero como hemos visto en esta maravillosa entrada, no quiere decir que estuviesen toda la festividad en manos del dios del vino, jejej.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Madame Ana, es usted muy amable.
    Y muy observadora!

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Madame Carmen, como ve las celebraciones en honor del dios en cuestion no tenian desperdicio.
    Habia de todo!
    No vivian mal estos griegos, no.

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Me encanta esta entrada, madame.
    ¡Cuánto me hubiese gustado participar en alguna de esas dionisíacas!!

    Y, por otra parte, hay que ver lo que han cambiado los premios literarios con el tiempo. De la cesta de higos al estupendo cheque del premio Planeta o el Nobel de literatura, por ejemplo.

    Abrazos parta este domingo.

    ResponderEliminar
  23. jijiji, pues imaginese que le tocara la cabra y tuviera que llevarsela a casa! Que papeleta!

    Veo que tambien usted es un gran aficionado al teatro, monsieur, me alegro.

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Preciosa entrada!!
    Tienes un premio en nuestro blog de literatura, Diana.
    Besos y feliz semana ;)

    ResponderEliminar
  25. Increible tu blog, se ve claramente que es el producto de horas de investigacion y una mente ávida de conocimiento, un abrazo & gracias por transmitir a todos nosotros un poco de lo que sabe usted Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, madame. Bienvenida al tablero. Espero que se quede con nosotros.

      Feliz comienzo de semana.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)