martes, 14 de julio de 2009

Mata Hari



Margaretha Gertruida Zelle, posteriormente conocida como Mata Hari, nació en Leeuwarden, Holanda, el 7 de agosto de 1876. Era hija de un tendero y de una mujer de ascendencia javanesa que murió muy joven. Margaretha fue obligada a dejar sus estudios de profesora de guardería tras descubrirse su relación sentimental con el director de la escuela.

A los 18 años respondió a un anuncio de Rudolph McLeod, de 38, un oficial de la marina de origen escocés destinado en las Indias Orientales y que buscaba esposa. Se casó con él, pero el matrimonio fue un fracaso, pues su marido resultó ser un alcohólico aficionado a frecuentar burdeles. Cuando se separó de él, lo que ocurrió tras la misteriosa muerte de su segundo hijo, aparentemente envenenado por una niñera desequilibrada, se trasladó a París sola, pues había perdido la custodia de su hija debido a su comportamiento licencioso. Adoptó entonces el nombre de Mata Hari, que quiere decir Pupila de la Aurora, y empezó a trabajar como bailarina exótica tras fracasar en su intento por ser modelo. Sus espectáculos, en los que llegaba a desnudarse, pronto se hicieron famosos. Siempre contaba historias fantásticas sobre su vida. Afirmaba, incluso, que era una princesa de Java.


Al estallar la Primera Guerra Mundial estaba en Alemania. Algunos han afirmado que fue reclutada allí como espía por uno de sus amantes, Traugott von Jagow. Al regresar a París los franceses la vigilaban. Ella se enamoró locamente de un joven oficial ruso, Vladimir Masloff. Él resultó herido, y Mata Hari quiso ir a visitarlo en la zona de combate. Buscó la mediación del capitán Georges Ladoux, que trabajaba en el contraespionaje francés, para obtener el permiso, a cambio del cual Ladoux la reclutó como espía de Francia. Él, sin embargo, afirmaba que fue ella misma quien le había ofrecido sus servicios. Tenía que viajar a Bélgica, donde se esperaba que sus contactos le permitirían acceder al general Moritz Ferdinand von Bissing, el alemán a cargo de la ocupación allí.

En una ocasión fue detenida en Falmouth, Inglaterra, porque los ingleses la confundieron con una espía alemana llamada Clara Bendix, a la que se parecía mucho. La interrogaron, y siguiendo instrucciones de los franceses, la dejaron en libertad. Posteriormente, y parece que por necesidades económicas, tuvo un affair con un militar alemán, el mayor Arnold Kalle. Algunos sostienen que en ese momento Mata Hari era una agente doble. En cualquier caso Kalle envió un mensaje, sabiendo que los ingleses lo interceptarían, afirmando que había obtenido de ella valiosa información, e identificándola como espía H-21.

Poco después era arrestada en París, en el número 103 de la avenida de los Campos Elíseos. Admitió haber aceptado dinero de los alemanes, pero dijo que había sido a cambio de favores de otro tipo, y nunca como espía. Sin embargo, un tribunal militar la declaró culpable y fue ejecutada por un pelotón de fusilamiento el 15 de octubre de 1917.

Hasta el último momento sostuvo que era inocente del cargo de espiar para los alemanes. Rechazó la venda con la que pretendían taparle los ojos y lanzó un beso a sus ejecutores antes de que dispararan contra ella. Otra versión dice que levantó un brazo para despedirse de los soldados que la iban a matar, y una tercera que sólo llevaba puesto un abrigo de piel del que se despojó ante ellos.


Bibliografía:
Women and War – Bernard A. Cook

6 comentarios:

  1. En nuestros días del espionaje sofisticado, resulta enternecedor leer sobre Mata Hari y el "viejo estilo".

    ResponderEliminar
  2. Gracias a todos los que siguen pasando y dejan sus comentarios.

    No tengo tiempo de pasar por vuestras paginas a devolveros los saludos ahora, pero el domingo ya estare de regreso.

    Bisous para todos.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre interesante artículo Madame! Aunque me imaginaba a Mata Hari como otro tipo de mujer, jajaja, porque fuera de sus actividades como espía se ve que era una mujer demasiado simple.

    Un abrazo Madame! Hasta el domingo ;)

    ResponderEliminar
  4. Toda una leyenda. De pequeña, en una de las estanterías de mi casa, veía grabado en el lomo de uno de los libros de mi padre "Mata Hari" y me preguntaba qué sería eso. Creo que estaba convencida de que era un libro escrito en un idioma raro, exótico. Jejej

    Y la verdad, como nos dejas ver a través de las fotos, era una mujer muy guapa y sensual.

    Besos y que disfrutes. Feliz regreso

    ResponderEliminar
  5. Hay personas capaces de seducir hasta la muerte. En realidad, no sabremos nunca si fue o no espía de los alemanes, de lo que no hay duda es de que era una seductora. Besos, querida amiga.

    ResponderEliminar
  6. Siempre me cautivaron las historias que se cuentan sobre esta mujer.
    Sean ciertas o no, lo que está claro es que tuvo un papel relevante en la época, de lo contrario, habría pasado por ella sin pena ni gloria.
    Me parece que es la imagen clara de la sensualidad y la valentía. Lo de ser espía doble no lo hace cualquiera :)

    Felices vacaciones, madame. Que las disfrutéis.
    Un beso.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)