miércoles, 1 de julio de 2009

La lealtad de Lady Hamilton

Lady Hamilton

Fueran cuales fuesen las debilidades y errores de Emma Lyon, Lady Hamilton, la lealtad a los intereses de su país fue incuestionable. Durante los 14 años que permaneció con su esposo, Sir William Hamilton, entonces embajador en la corte de Nápoles, rindió importantes servicios a la causa por la que luchaba Gran Bretaña. Emma llevó a la reina María Carolina, hermana de María Antonieta, cartas con las que se arriesgaba mucho, pues los reyes de Francia se encontraban presos en las Tullerías, y cualquier apoyo podía significar la condena a muerte. Cuando la Revolución Francesa hizo necesario que el rey de las Dos Sicilias abandonara Nápoles, fue conducido con su familia y su gran tesoro a Sicilia. Lady Hamilton, disfrazada de marinero, no sólo planeó transportar toda la fortuna además de los cuadros más valiosos a bordo del barco del almirante Nelson, sino que ayudó a la familia real a escapar a una insurrección en la capital, donde el populacho parecían dispuesto a acabar con ellos.


Durante la tormenta que se desencadenó en su travesía hacia Palermo, y cuando la reina había sido abandonada por todas las damas de su corte, esta leal inglesa no sólo la acompañó, sino que la asistió. Y uno de los príncipes, superado por el miedo y el agotamiento, murió en sus brazos.


Lady Hamilton como Ariadna


Pero no sólo resultó útil a la familia real de Nápoles, pues durante su larga residencia en Italia siempre estuvo atenta a los intereses del país que la había visto nacer y al cual representaba su esposo. Cuando los malteses se levantaron contra los franceses e invocaron la asistencia de Gran Bretaña, solicitaron maíz a Nápoles, declarando que si no recibían un cargamento de inmediato deberían abandonar la contienda. En esta situación crítica Emma intercedió ante la reina, que inmediatamente compró con su propio dinero dos falúas cargadas de trigo que fueron enviadas al día siguiente de la llegada de los emisarios.


Hubo muchas otras ocasiones en las que rindió importantes servicios a su país, y todos sin que a la nación le costara ni un ducado. El zar Pablo, debido a la oportuna ayuda que había obtenido para los malteses, propuso que Lady Hamilton fuera condecorada con la cruz de la Orden de San Juan de Jerusalén.


Lady Hamilton como Santa Cecilia


Años más tarde cayó en desgracia a consecuencia de sus escandalosos amores con Nelson. No supo superar la muerte del almirante y la de la segunda hija habida de éste, lo cual la impulsó a derrochar dinero en el juego y a gastar de manera compulsiva. Pronto agotó la pequeña suma que le había dejado su difunto esposo.


Abandonada hasta por su propia familia y completamente arruinada, escribió a la reina María Carolina para que la ayudara a conseguir una pensión, pero nunca obtuvo respuesta. Lady Hamilton fue encarcelada dos veces por no poder hacer frente a sus deudas, y falleció en la miseria el 15 de enero de 1815.


18 comentarios:

  1. Que conmovedora historia Mme. Después de prestar su ayuda, se vio reducida a la miseria.
    Qué a menudo sucede que la propia familia abandona a quienes debería brindar protexión.
    Muy buena entrada, felicidades.
    Besos Isthar

    ResponderEliminar
  2. Gran historia, Madame. No conocia a lady Hamilton y por cierto tuvo una vida azarosa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. No conocía a esta mujer... muchas gracias por traernos tantas biografías interesantes... en cuanto a su vida hay que reconocer que fue muy azarosa y llena de luces y sombras... lo grave fue el abandono de su reina después de tantos servicios... jodida moral ....

    ResponderEliminar
  4. Qué final tan triste para una mujer tan valerosa. La vida es a veces muy injusta, madame.

    ResponderEliminar
  5. Ya ve, madame Isthar, cómo tantas veces se ha antepuesto la moral a los lazos de cariño familiar. Y que poco le hubiera costado a María Carolina echarle una mano.

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Monsieur Xibeliuss, si es usted aficionado al cine clasico, le comento que hay una pelicula de Alexander Korda sobre la vida de esta mujer, "That Hamilton Woman", protagonizada por Vivien Leigh, y en la que Laurence Olivier hacía de Nelson.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Monsieur Jose Luis, a lo mejor recuerda usted aquella vieja pelicula de principios de los 40.
    Ya se sabe que aquellos films no es que fueran muy fieles a la historia, pero bueno.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Asi es, madame Ana, generalmente es injusta. Pero por lo menos antes de caer en desgracia vivió intensamente y como quiso.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. La reina de Nápoles y Sicilia, Maria Carolina de Habsburgo Lorena dicen que era ambiciosa y cruel y que estableció un reinado despótico por medio del poder de su esposo. Ademas era muy inteligente y su esposo no tenía tantas "luces" Tuvieron 18 hijos!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Así es, madame, aunque solo 7 de ellos superaron la infancia.
    No me caía bien esta mujer. Además demostró ser muy ingrata con Lady Hamilton, que tanto la había ayudado.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Debía de ser todo un referente en su país, pues veo que sirvió de modelo en diferentes pinturas. Y todo un carácter, pues pocas hubieran arriesgado su vida para salvar de las garras revolucionarias a la hermana de María Antonieta.

    La muerte de querido Nelson la desquició, por lo que veo. Prefiero quedarme con la primera parte de la historia.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Cuando Nelson vivía nadie se hubiera atrevido a cerrarle la puerta, así que tuvo sus tiempos dorados. Podria aplicarsele eso de "Yo a los palacios subí, yo a las cabañas bajé".

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  13. En este tiempo masque
    para descansar,
    amar, sentir y vivir
    todas las sensaciones
    que den paz,
    sosiego y
    tranquildad a nuestro corazon.
    Desde mis HORAS ROTAS,
    y AULA DE PAZ
    un afectuoso abrazo y
    cariño compartido
    siempre desde el alma
    saludos
    de amistad:
    ---Jose Ramon---

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias, monsieur
    Bienvenido

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Nadie le perdono jamas a Emma que fuera de clase baja, y que para sobrevivir hubiera sido ocasionalmente prostituta o mantenida de algun afortunado.Demostro tambien que podia ser culta pues aprendio 5 idiomas, era sencilla afable y por demas generosa. Su familia propia era su madre, la familia politica siempre la dsprecio.
    Maria Carolina no se parecia a su decapitada hermana sin duda en ese aspecto, y Neson por enamorado que estuviera definitivamente fue un idiota saliendo al puente emplumado y empenachado para que un francotirador de mesana lo despachara de un tiro y encima sin poner sus cosas en orden. Nadie en quien confiar la pobre.

    ResponderEliminar
  16. Su hermano tampoco se portó precisamente muy bien con ella, madame. En cuanto a María Carolina y María Antonieta, me las sorteen: las dos me resultan igual de antipáticas, aunque por diferentes razones.
    Pero Nelson no creo que saliera al puente para eso :)

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Que gran humanidad la de esta mujer. Debería haber sido propuesta al Premio Nóbel si hubiese existido en la écpoca.
    Una gran lección las que nos traes hoy a través de ella. Almas entregadas han existidido siempre. Afortunadamente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. El equivalente era la cruz con la que aparece en el retrato. Sí que le reconocieron sus méritos, pero tambien se valoraron demasiado sus debilidades: juego, bebida,amores escandalosos... Too much for her century.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)