domingo, 5 de julio de 2009

Amor conyugal en la antigüedad

Artemisa - Rembrandt

La reina Hipsícrates, esposa del rey Mitrídates, le quiso tanto que por su amor se acostumbró a las fatigas de la guerra para acompañarle en ella, y cuando fue vencido por Pompeyo lo siguió en su fuga por toda Asia.


***

Julia, esposa de Pompeyo, viendo las ropas de su esposo manchadas de sangre de una víctima que acababa de sacrificar, creyendo que era la sangre de su esposo tuvo un susto y un dolor tan grandes que murió al instante.


***

Artemisa, reina de Caria, quiso tanto a su esposo Mausolo que al morir éste redujo su cuerpo a cenizas y cada día bebía parte de ellas diluidas en un licor. Llamaba a los más famosos oradores griegos para que pronunciaran alabanzas en honor del fallecido, y mandó construir un monumento funerario que sería conocido como el Mausoleo de Halicarnaso, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Consumida por la pena, sólo le sobrevivió dos años.


***

Porcia, esposa del célebre Bruto, viendo a su marido pensativo y agitado, comprendió que traía entre manos algún peligroso proyecto. El día antes de que mataran a César, Bruto salió de su cuarto muy de mañana. Porcia se levantó también, tomó un cuchillo y se hizo una profunda herida en el muslo, a consecuencia de la cual cayó desmayada. Las criadas, al darse cuenta, la socorrieron, y también Bruto vino en su auxilio muy preocupado. Su esposa le dijo:


—He querido, amado esposo, probar mi valor. Si la fortuna no favorece tu intento, no temas, que Porcia te seguirá. dime todo lo que ocultas de mí, porque ni el fuego, ni el látigo, ni los dioses me podrán forzar a decir una palabra; no nací hasta ese punto mujer. Por ello, si aún desconfías de mí, es mejor para mí morir que vivir; de lo contrario no permitas que nadie piense más en mí como la hija de Catón o como tu esposa.


Porcia Catonis - Elisabetta Sirani


Después de la muerte de Bruto, Porcia le lloraba de continuo.


—¿Cuándo dejaréis de llorar? —le preguntaban.


—Cuando deje de vivir —respondía ella.


Tenían cuidado con quitar de su alcance cuanto pudiera servirle para darse muerte, mas todo fue en vano, porque un día se mató tomando unas ascuas muy encendidas.


***

Paulina, esposa de Séneca, no quiso sobrevivir a su marido, a quien Nerón había condenado a muerte, y así, siguiendo su ejemplo, se hizo abrir las venas. Pero Nerón envió a sus soldados, que ordenaron a los esclavos contener la hemorragia y vendar sus heridas. Paulina sobrevivió, pero, según Tácito, conservó el resto de su vida una palidez que era honroso testimonio de su amor conyugal, mostrando en su rostro y en sus descoloridos miembros que la vida languidecía en ella”.


22 comentarios:

  1. Muy interesate...felicidades!
    Es amor conyugal pero siempre proviene de mujeres...qué pasa, los hombres no sintieron ese tipo de amor?

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto que sí, madame, y ahi esta el Taj Mahal. Pero me pareció mas interesante destacar el amor femenino. Otro día seguramente hablaremos de ellos, de esos Paris, y de las tonterias y guerras que han llegado a hacer por amor.

    Muchas gracias por su visita.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Ay, madame qué entrada tan bonita. Me ha encantado. Un abrazo!

    p.d. la de antes era yo

    ResponderEliminar
  4. Jijiji, madame, cuantos chateaux tiene usted desde los que firmar!

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Muy linda entrada Mme. usted siempre encuentra temas interesantes, para regalarnos.Felicidades.
    Deseando que usted y papis se encuentren bien, les envío un afectuoso saludo
    Besos Isthar

    ResponderEliminar
  6. Que bueno que puedes escribi algo que las personas ya no si vive hoy....felicitaciones mui bueno...abrazos

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias,madame Isthar.
    Todo tranquilo por aqui, espero que para usted tambien.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, madame Cristal.
    Es un placer y una gran pasion poder dedicarme a ser la voz de quien ya no vive y tiene hermosas historias que contar.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. "... mas todo fue en vano, porque un día se mató tomando unas ascuas muy encendidas".

    ¿Habrá una manera más horrible de alcanzar la deseada muerte para un suicida?.

    Madame, una entrada muy pasional y entretenida, la he disfrutado muchísimo.

    ResponderEliminar
  10. La imaginacion a todo alcanza, y cualquier cosa se puede convertir en un arma letal para quien desea morir a toda costa.

    Me alegra que le haya entretenido, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Madame, excelente blog y muy interesante su texto.
    Pensando desde otro punto de vista... ¿Qué diría un psicólogo de estas damas y de estos amores?

    Me encantan las historias personales... Tal vez nos ayuden a entendernos mejor a nosotros mismos.

    Un abrazo desde Argentina.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, madame.
    Yo creo que en particular la que se bebía las cenizas estaba para un buen psicoanalisis tendidita en el divan, jiji.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  13. Bonita entrada, Madame. Esperamos la segunda parte con las locuras de los maridos.
    Pobre Artemisa, tanto licor -y tanta ceniza- se la llevaron en dos años.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Jijiji, si, monsieur, yo creo que se acabo envenenando con las cenizas del difunto, que no deben de ser muy digestivas, que se yo.
    Amaba mucho, pero mire que macabra era tambien, eh?

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Qué romántica entrada la de este domingo Madame :), aunque quizá se consideren acciones muy extremas, ojalá estas mujeres no hayan dejado niños pequeños.

    Yo también espero la entrada dedicada a los caballeros y sus "locuras" de amor :D.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  16. Madame, que hermoso ha sido por su parte preocuparse por si dejaban niños pequeños. Me ha gustado mucho su comentario, porque dice mucho y muy bueno sobre usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Ay, madame!! Cuantas locuras pueden llegar a cometerse por amor!!

    Disculpad mi ausencia de tantos días pero es que, en Murcia, estamos soportando unas temperaturas que lo único que te permiten hacer es estar bajo el agua o abrazado al aire acondicionado. Cualquier otra tarea supone derretirse por completo :(

    Buen comienzo de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Yo creo que la mujer de Pompeyo estaba mal del corazon, monsieur. Hay muchos casos asi, tambien entre padres e hijos, que uno sufre un infarto al enterarse o ver con sus ojos la desgracia del otro.

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Madame, ya he visto, 46 grados!
    Es insoportable! Espero que refresque pronto el tiempo, antes de que acabe con usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Esas sí que son muestras de amor. Y es que las mujeres de Grecia y Roma, a parte de apasionadas, eran igual de aguerridas que sus maridos.

    Muy mono el gatito mosqueado que has puesto moviendo los deditos. Me recuerda a Chiqui, la mascota de mi amiga Elena, porque es así: peludete, suavecito y gris, como el de ahí mismo, vamos.

    Besitos

    ResponderEliminar
  21. Jiji, espero que el gatito de su amiga no este siempre tan malhumorado como este!
    Me encanta. En cuanto lo encontré lo adopté y me lo traje a vivir a la pagina. Ahora habra que ponerle un nombre, que aun no tiene.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)