viernes, 19 de junio de 2009

Los Mosqueteros



Los mosqueteros se crearon en el año 1622, cuando el rey Luis XIII dotó de mosquetes a la compañía de caballería ligera de la guardia. Sus armas, por lo demás, solían ser una espada, las pistolas y un fusil. Los candidatos tenían que ser de origen noble y haber servido ya en la guardia. Su paso a los mosqueteros se consideraba un ascenso. Combatían indistintamente a pie o a caballo, y formaban la guardia habitual del rey en el exterior, pues en el interior de los apartamentos reales eso era tarea de los guardias de corps o la guardia suiza.

En 1634 el rey nombró capitán de la compañía de mosqueteros al famoso Señor de Tréville.

Tréville

Al poco tiempo de su creación, el cardenal Richelieu creó una guardia para sí mismo. Para que el rey no se ofendiera con lo que podría parecer excesiva arrogancia por parte de su ministro, no llamó a este cuerpo guardia de corps, demasiado pretencioso, sino mosqueteros, como los recién fundados. Este fue el origen de una apasionante rivalidad.

Mazarino, que no apreciaba a los turbulentos mosqueteros del rey, disolvió la compañía en 1646, aunque volvieron a reaparecer once años más tarde, contando entonces con 150 hombres. A la muerte del cardenal, en 1661, su compañía de mosqueteros pasó al rey Luis XIV, que se hizo capitán de la misma como ya lo era de la primera. Fue reorganizada en 1664 y la vieja guardia del cardenal recibió el nombre de mosqueteros negros, debido al color de sus caballos, mientras que a la otra compañía se la llamó los mosqueteros grises. Cada una pasó a tener 250 hombres, pero en tiempos de guerra aumentaban considerablemente con los voluntarios que se presentaban.


Fueron uno de los cuerpos militares más prestigiosos del reino. Se consideraban como una escuela de preparación para la guerra, y Luis XIV había establecido que todos los jóvenes aristócratas deberían servir allí al menos un año. Nombres tan conocidos como el del duque de Saint-Simon fueron mosqueteros.

Y por cierto que el verdadero d’Artagnan (Charles de Batz-Castelmore, conde d'Artagnan) fue en realidad la criatura de Mazarino, que lo empleó en misiones secretas. Entre los ilustres nombres de los mosqueteros encontramos también el de Armand de Sillègue d'Athos d'Autevielle, nacido en Béarn en 1615 y fallecido en 1643, Isaac de Portau, llamado Porthos, nacido en Pau el 2 de febrero de 1617, y Henri d’Aramitz, llamado Aramis, un abate laico cuya hermana estaba casada con monsieur de Tréville.

D'Artagnan

En 1776 fueron disueltos por Luis XVI, por razones de economía. Después fueron refundados en 1789, vueltos a disolver al cabo de poco tiempo, refundados de nuevo durante la Restauración en 1814 y disueltos definitivamente el 1 de enero de 1816.

24 comentarios:

  1. Una muy interesante historia madame.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Hola, aunque principalmente soy poeta, también me encanta la historia, gracis por este maravilloso blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, madame Gema, por su frecuente presencia en mis espacios. Se agradecen mucho sus visitas, en especial con la semana tan ajetreada que debio de haber tenido.

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, monsieur Carlos.
    Es un honor que se halla detenido usted en esta pagina.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Los tres mosqueteros fue mi novela favorita durante mucho tiempo. Cuántos recuerdos. Dumas, desde luego, no era un historiador, pero sus lecturas son apasionantes.

    ResponderEliminar
  6. Estoy totalmente de acuerdo con usted, monsieur.
    El es mi gran pasion, y esa novela fue uno de los factores que mas contribuyó a disparar mi imaginacion durante la infancia. Le debo mucho.
    Y aun me apasiona como el primer dia.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Con lo conocidos que son merced a las obras de Dumas y, sin embargo, desconocía la historia real.

    Interesante entrada, madame.
    Me quedo con ganas de saber más de ellos.


    Abrazos de sábado.

    ResponderEliminar
  8. Usted sabra bastante mas acerca de d'Artagnan y los tres mosqueteros, pero eso sera en la corte del rey sol :)

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  9. Así que, Dumas, al crear a los 3 mosqueteros sí que se basó en la realidad... Una aclaración que me parece muy necesaria, por cierto.

    Y ya que sale el tema, me parece una masacre lo que es está haciendo últimamente con eesta preciosa novela de Dumas en las adaptaciones al cine. Pero, ¿no sería mejor contar el relato tal como es? Para qué necesitamos inventar si la historia de por sí es apasionante!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Es verdad, madame. Cada cosa hacen que da gloria.
    Para eso podrian inventarse otras historias con otros mosqueteros, pero no decir que son los de siempre!

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. He aquí un ejemplo de cómo la literatura hace célebres a personas que, de otro modo y por mucho prestigio del que hubieran gozado en vida, no habrían traspasado las barretas de la geografía y del tiempo. ¿Y quién no admira sus aventuras? Besitos, dama.

    ResponderEliminar
  12. Y pensar que, aparte del nombre y la profesion, poco mas coincide! Ni siquiera los situó en la epoca exacta, ya ve.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  13. Que linda historia. Será verdad que existieron realmente los mosqueteros que cuenta Dumas en sus novelas???? No sabía tampoco sobre la rivalidad entre estos y los guardias, pensé que era invento de Dumas tambien.
    Muy lindo tu blog

    ResponderEliminar
  14. Ya ve usted que Dumas tenía mas en cuenta la historia de lo que parece. Mucho de lo que escribio estaba basado en la realidad, aunque luego hacia lo que queria con los personajes y mostraba muy poco respeto por la verdad, jiji.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  15. Hummm.... fueron, vinieron, los sacaron, los pusieron de nuevo... no me los imagino que harian estos personajes durante la revolucion francesa o persiguiendo al petiso de Napoleon por nodecir que cuidando el trasero de Josefina que solia meterse en cada berenjenal....

    ResponderEliminar
  16. Yo los hubiera dejado, madame. Estaban tan monos con sus trajes de mosquetero! Que delicia sería pasear ahora por París y encontrarse con los mosqueteros.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Muy interesante, me gusto mucho...
    me apasiona la historia!

    ResponderEliminar
  18. Diantres, el emperador en persona!
    Pero como no le va a apasionar la historia, si la mitad de su siglo la ha hecho usted!

    Muchas gracias, monsieur Napoleon. Es un honor tener visitas tan ilustres.

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Fíjate que siempre, desde pequeña, me han encantado Los Tres Mosqueteros (igual que todas las novelas de Dumas), pero no conocía la verdadera historia real. No es que ahora la vea con otros ojos, sino con más conocimiento de causa.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Eran uno, dos y tres los famosos mosqueperros
    el pequeño Dartacán siempre va con ellos....

    no lo puedo evitar, es oir hablar de los mosqueteros y mi mente se va a la famosa serie de dibujos animados de cuando era peque.....

    ResponderEliminar
  21. Habra mas sobre los verdaderos mosqueteros, madame Verdial, pero eso será en la corte del Rey Sol.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  22. jijiji, yo tambien la veia, monsieur, y aun el dia de hoy suena la musica en mi cabeza. A veces me encuentro a mi misma tarareandola :DDDD

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. esa aerie lleno de lealtad,amistad,y valor a una generacion yo se la enseño amis hijos.No solo disfrutavamos con ellos creo l nos hubiese encatado ayudarles en sus aventiras y verles kpn el unoforme pues a los hombres el unife les sienta muy bien creo k dumas se kedo corto x la admiracipn k sentia el pueblo x los mosqueteros.
    Laatima no saber mas de tpdos los personanes y sus conyudes kon lo k me gusta a mi esta clase de novelazs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me hubiera encantado ayudarles en sus aventuras, y como no puedo, me las invento y las escribo :)

      Muchas gracias, madame

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)