miércoles, 3 de junio de 2009

Las barberías griegas


Los griegos cuidaban mucho su barba. La barbería no sólo era frecuentada por aquellos que necesitaban el servicio del barbero para cortarse el pelo, afeitarse, cortarse las uñas y los callos y arrancarse pelos pequeños, sino que también era, según dice Plutarco, una reunión sin vino, donde se discutían las noticias políticas y locales.


Según la tradición, muchos macedonios eran asesinados por los persas colgándolos de sus largas barbas y tirando de ellos hacia el suelo. En consecuencia, Alejandro hizo que sus tropas se afeitaran durante la batalla. Después de la época de Alejandro Magno, el negocio del barbero llegó a ser lucrativo debido a la costumbre de dejar de llevar barba, a pesar de las protestas de varios estados.


Alejandro Magno


Alquifrón describe a un barbero griego con las siguientes palabras: “Verás cómo me ha tratado un barbero de tu calle, el hablador que levanta el espejo y hace chocar sus navajas con armonía. Fui para que me afeitara; me recibió cortésmente, me colocó en una silla alta, me envolvió en una toalla limpia y pasó la navaja por mi mejilla suavemente para quitar el pelo grueso. Pero esto fue un truco malo por su parte. Lo hizo en partes, no por toda la barbilla; algunos sitios los dejó ásperos, otros los suavizó sin darme cuenta de ello.”


En obras de arte, especialmente en estatuas retrato, la barba se trataba siempre como una característica particular. En su mayoría está dispuesta en bucles graciosos y cubre la barbilla, labios y mejillas, sin hacer una separación del bigote. Sólo en retratos antiguos la barba en forma de cuña se peinaba en largas líneas onduladas, y las patillas están separadas de los bigotes. Tenemos como ejemplo la magnífica cabeza de Zeus coronada con la diadema de la colección Talleyrand.


Cabeza de Zeus coronada


El color normal del pelo era oscuro, el pelo rubio era considerado de gran belleza. Homero otorga bucles rubios a Menelao, Aquiles y Meleagro. Además considera el cabello como uno de los signos más grandes de belleza masculina. No eran menos los bucles bien colocados de las doncellas y mujeres alabadas por los poetas trágicos.


Entre los espartanos se convirtió en una costumbre sagrada, derivada de las leyes de Licurgo, dejar que creciera el pelo del niño tan pronto como alcanzaba la edad de los efebos, mientras que hasta ese momento lo llevaban corto. Esta costumbre perduró entre los espartanos hasta que les venció la federación aquea. Pero no prestaban especial atención al cabello: sólo en ocasiones solemnes, por ejemplo en víspera de la batalla de las Termópilas, los espartanos se lo arreglaban de modo especial.


En Atenas, aproximadamente en la época de las guerras persas, los hombres solían llevar el pelo largo, atado en la parte superior de la cabeza con un lazo que estaba sujeto con una horquilla en forma de cigarra. Sin embargo, los monumentos no ofrecen ningún ejemplo de esta costumbre. Sólo en los retratos de dos pancraciastas, en un monumento que data probablemente de tiempos romanos, descubrimos una analogía con esta antigua costumbre ática. Después de la guerra persa, cuando el traje y costumbres jónicos habían sufrido un cambio, llegó a ser costumbre cortar el pelo de los niños al llegar a la edad de los efebos y dedicarlo como ofrenda a los dioses; por ejemplo a Apolo de Delfos o a algún dios local. Sin embargo, los ciudadanos áticos no llevaban el pelo muy corto como sus esclavos, sino que solían dejarlo crecer según su propio gusto o la moda. Sólo los dandis, como por ejemplo Alcibíades, dejaban que el pelo cayera por sus hombros en largos bucles. Los filósofos también intentaron algunas veces revivir las viejas costumbres llevando el pelo largo.



Bibliografía:

Los griegos – E. Guhl y W. Koner


12 comentarios:

  1. Qué curiosas las costumbres masculinas. Parece ser que en la Grecia clásica hubo dos grandes momentos en la moda de las barbas: antes y después de Alejandro, ¿no?

    Es como en la antigua Roma: se pueden fechar los retratos masculinos por si llevan barba o no y de qué tipo.

    Ahora la moda es mejor. Cada uno lleva lo que le da la gana, jajaj.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Si, madame, ahora sí, porque ya no hay persas colgandolos de las barbas, jiji.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. La moda "griega" de dejarse la barba la llevó a Roma el emperador Adriano, el cual era un gran enamorado de Grecia

    ResponderEliminar
  4. Ah mire, monsieur, muchas gracias por el dato. No sabia yo que hubiera sido Adriano el coqueto.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Espléndido fragmento de la historia de la moda es el que has escrito. Slds!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, monsieur.
    Como se ve, la moda es antigua. Muy antigua!
    Siempre ha causado preocupacion.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Madame, paso a saludarla y decir que me ha gustado el tema, Felicidades un abrazo.
    Besos
    Isthar

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, madame. A mi me hizo gracia lo de las barberias, ya tan coquetos ellos en la epoca, asi que decidi compartirlo con ustedes.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Para que luego digan que las mujeres somos coquetas. Ya se ve que desde la antigüedad el hombre también lo ha sido, y yo diría que casi más que las mujeres.
    Muy rica de datos esta entrada. Son cosas que casi nunca nos han enseñado y que tienen tanta importancia como los hechos históricos y las biografías.
    Y que bien cuidadas llevaban la barba, hasta se hacían bucles.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Pues si, madame, asi se los imagina una mejor cuando lee sobre la epoca.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. ¡Y tanto que los hombres se burlan del cotilleo de laspeluquerías femeninas!.¡Ellos también tenían sus reductos!
    No sé qué me sucede, he visto laprimera imagen y he quedado algo atontadilla
    Baisiers
    Doña Guiomar de Ulloa

    ResponderEliminar
  12. Jijiji, luego te lo cuento, guiomar.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)