lunes, 1 de junio de 2009

La madre de Clodoveo


-->
El reino de los francos al advenimiento de Clodoveo

Según las viejas crónicas, Basina fue la esposa del cuarto rey de los francos, Childerico, que tenía en Tournai su residencia habitual. Childerico era muy amado por los francos por ser un gran guerrero, pero tenía el grave inconveniente de que se dedicaba a seducir a esposas, hermanas e hijas de cuantos le rodeaban. Era un caso.
Cuando los francos se hartaron de esta situación, lo depusieron y eligieron por unanimidad a Egidio, el general romano. Childerico hubo de refugiarse en Turingia, donde el rey de esta provincia le ofreció asilo. Pero, dado su gusto por los placeres y olvidando las leyes de la hospitalidad, el guerrero franco, que era de buena estatura, apuesto —tenía fama de ser el hombre más hermoso de su reino—, joven y valiente, agradó excesivamente a la reina Basina. El marido de ésta le había ordenado que le hiciera a Childerico el más amistoso de los recibimientos, aunque cuando la instruyó no tenía ni idea de hasta qué punto iba a seguir su mandato, ni cuánto deleite iba a encontrar en ello.
La identidad de esta reina resulta confusa, por haber dos Basinas, madre e hija. Parece que tenía que tratarse en todo caso de la hija, de edad parecida a la de Childerico y casada con el rey Bisinus.
La relación entre Basina y el jefe franco fue tan secreta que durante los ocho años en que él permaneció en la corte de Turingia nada se supo. Pero al cabo de ese tiempo, en el 468, los francos, hartos de las exacciones de Egidio, decidieron que, después de todo, preferían que les robaran las mujeres a que les robaran la bolsa de tal modo, así que volvieron a llamar a Childerico.
Basina no pudo soportar la separación; abandonó a su marido y a sus hijos y acudió a reunirse con él en Tournai. El rey de los francos no daba crédito cuando la vio ante sí. Parece que ni la había invitado ni la esperaba, y que entonces le preguntó curioso por la razón de que hubiera venido desde un país tan lejano.
—He conocido tus méritos y tu gran valor —repuso ella—, y por eso he venido, pues debes saber que si hubiera habido, en otro país más allá del mar, un hombre más capaz y valiente que tú, yo zarparía en su busca, porque ambicionaría la gloria de compartir su lecho.
Como eran otros tiempos y solía ser suficiente con la posesión de hecho para que la unión se consolidara, Childerico acabó por aceptarla felizmente como esposa, no sin escándalo de las gentes de bien, que en vano reclamaron el respeto a los derechos sagrados del matrimonio y a las leyes inviolables de la amistad. Lo curioso es que, según las mismas viejas crónicas, el rey de Turingia no se ofendió por este abandono de su reina ni por la traición de su huésped y amigo.
Basina, todo un carácter, tenía algunos talentos muy raros en su época, y se la consideraba una hechicera. Se supone que durante la estancia de Childerico en la corte de Turingia ella había tenido tres hijos. Posteriormente dio a luz a Clodoveo, ilustre jefe de los francos y primer rey cristiano de aquella nación. Basina tuvo también dos hijas de Childerico, una de las cuales, Lantilde (o Lantechilda), se casó con Teodorico, rey de los visigodos. Se dice que fue Basina, y no Childerico, quien llamó a su hijo Chlodovech. Esto da una idea del carácter con el que se la representa, pues lo corriente entre los francos era poner al hijo algún nombre relacionado con la dinastía paterna.
Durante siglos se ha intentado averiguar qué hay en el fondo de la historia de la tal Basina. Tal vez todo fue así, o tal vez no. Lamentablemente no se sabe dónde termina la leyenda, y nada puede demostrarse.
Bibliografía:
Liber Historiae – Gregorio de Tours
Naissance de la nation France, vol. III – Colette Beaune

17 comentarios:

  1. Menudo galán este Childerico. Me ha encantado esta historia, esa época es fascinante.

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo, madame.
    Me atraen esos siglos oscuros.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Hola Madame, veo que a usted también le interesan loS Merovingios. Es super-interesante me encanta el tema.
    Saludos Isthar

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto, madame. Me fascina la historia de Francia en general, y debo decir que en primer lugar, por supuesto, los siglos XVI y XVII, pero la epoca de los merovingios tambien es muy atrapante.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. ¡Basina debió ser una mujer de armas tomar! Formidable historia, Madame.

    ResponderEliminar
  6. Pues si, si la mitad de la leyenda es cierta la mujer tenia arrestos, si.
    Menudo paso para la epoca.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Pues eso de que el marido de Basina aceptara sin aspavientos que su esposa se marchara con Childerico da que pensar. Creo que la relación entre ambos era tan sonado y evidente que el marido aceptó que se fuese, pensando en que así terminarían las malas lenguas de ponerle cuernos. También pude ser que fuera un buenazo (no sé, no sé). O que él estaba liado con otra y así se le allanab el camino.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hay muchas hipotesis al respecto, por cierto: alguno dice que ella habia sido repudiada (tal vez al ser descubierta la relacion); otros que en realidad fue el propio padre de Basina quien la envio a Childerico, que ya antes habia querido casarse con ella pero no fue aceptado en su momento por no verse claro su futuro. Ahora, en cambio, resultaba de lo mas conveniente.
    Quien sabe, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Querida madame,

    os he dejado un regalito en mi blog, aunque creo que lo tendréis repetido :)
    Un cariñoso abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Muchisimas gracias, madame.
    Ahora mismo paso a ver.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. La historia de esta mujer me recuerda mucho a la de Leonor de Aquitania...

    Como siempre una gran historia madame....

    ResponderEliminar
  12. Es verdad, monsieur, tiene usted razon. No lo habia pensado, pero ella hizo mas o menos lo mismo, si.
    Habia que tener agallas!

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Pues realidad o leyenda es una historia que me ha encantado. Cuanto arrojo el de Basina.
    Y ahí queda la incóginata, si es cierto o fantasía, si se trataba de Basina madre o hija, y sobre todo, con un bello amor de fondo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Disculpa, quise decir incógnita, pero me traicionó el teclado.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Una gran pasion y sobre todo mucha valentia, si es que es cierto que rompio con todo y se presentó alli por su cuenta.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  16. Interesantísimo. Creo haber leído algo de esta historia, pero no lo recuerdo bien. Sin embargo, me ha parecido extraño el reencuentro entre Basina y Childerico, como si no se hubieran conocido o no hubieran sido amantes con anterioridad. En cualquier caso, ella fue muy valiente al dejar atrás todo para ir en su busca. Así me gustan a mí las mujeres.... Besitos, dama.

    ResponderEliminar
  17. Lo fue, si es que realmente las cosas fueron asi, cosa que dudo.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)