sábado, 27 de junio de 2009

La aventura homosexual de Zeus

Rubens, el rapto de Ganimedes

En la Grecia antigua la homosexualidad, lejos de estar condenada o marginada, era una práctica de los medios civiles más selectos. Los motivos de esta conducta hunden sus raíces en la mitología. En los mitos cabe distinguir el hombre sexualmente activo, el erasta (es decir, el que ama en sentido erótico), siempre un maestro divino o heroico, y el erógeno (el que es amado), que es un adolescente impúber. Su sujeción sexual termina precisamente con la aparición de la pubertad y la aptitud para el matrimonio.


Cellini - Ganimedes

Ganimedes era un joven héroe que pertenecía a la casa real troyana descendiente de Dardano. Según unas versiones, era el menor de los hijos de Tros y de Calírroe, según otros lo era de Laomedonte. Ganimedes era todavía imberbe y guardaba los rebaños de su padre en las montañas que rodeaban la ciudad de Troya. Pasaba por ser el más bello de los mortales, tanto que inflamó de amor al más poderoso de los dioses, harto de probar el manjar opuesto. Así pues Zeus se metamorfoseó en águila y un día en que el troyano cazaba en el monte Ida lo cogió en sus garras y se lo llevó por los aires. En compensación del rapto, Zeus regaló al padre del muchacho unos caballos divinos o una copa de oro fabricada por Hefesto.


Y desde entonces Ganimedes pasó a ser en el Olimpo, además del erógeno de Zeus (pues se conservó eternamente efebo e inmortal), su copero, escanciador del néctar a los inmortales, cargo que antes habían tenido Hebe y Hefesto. Divinizado así Ganimedes, pasó a ser en el Zodíaco la constelación de Acuario.


La versión histórica relata el suceso, humanizándolo en forma más realista. Un soberano troyano denominado Tros envió a su hijo Ganimedes al vecino reino de Lidia, en Asia Menor, para ofrecer sacrificios a Zeus. Tántalo, soberano del país, creyó que el joven y sus acompañantes eran espías. Hizo prisionero a Ganimedes y le obligó a servir de copero en su mesa y de erógeno quizás. Este rapto provocó una larga guerra entre ambos reinos.



20 comentarios:

  1. Madame una historia muy interesante y por cierto me encanta el look de su blog.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, madame Gema. Aun no se si me quedare definitivamente con este fondo, pero bueno, posiblemente.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Ays, estos dioses, sólo pensaban en una cosa :)
    Me gusta mucho también este nuevo look, madame. Tiene un aire vintage muy romántico. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, madame Ana, la verdad que me encanta este estilo romantico, y ademas hice la eleccion bajo la influencia de la epoca victoriana, jiji.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Vaya, vaya con el niño copero... Me hace gracia que en la mitología los dioses siempre adopten formas extrañas de animales o lluvia de oro para seducir y engañar a sus humanos deseados. No les funcionaban sus grandes dotes divinas y sus atributos, en fin.

    Muy bonito el nuevo look. Estoy de acuerdo con Ana que es más romántico.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Asi es, madame. Abundan los fondos inspirados en los siglos XVIII y XIX, y la verdad que a mi me chiflan. Hay tantos que una acaba eligiendo casi al azar.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Precioso el nuevo look de sus blogs,Mme. la felicito, tiene usted un gusto muy refinado.
    Y su entrada como siempre magnífica.
    Besos Isthar

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, madame.
    Adoro el estilo vintage romantico.
    Cualquier cosa estilo entre el barroco y el romanticismo me chifla. Mas, incluso llego al art nouveau, que tambien me fascina.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. ¡Todos, incluidos los dioses, guardamos nuestro lado femenino? Joven para siempre a cambio de ser el copero del Padre de los Dioses. Hum, lo pensaré.
    Me sumo a los elogios del nuevo look.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  10. Pues ya me comunicará usted qué es lo que decide, monsieur Xibeliuss, pero podria ser que pudiera aspirar usted a mejores puestos, asi que no se precipite.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Estos dioses, cuando les gustaba algo se inventaban las mil y una triquiñuelas para conseguirlo... claro que por algo eran dioses jejeje.

    Añada usted una felicitación más por la imagen del blog.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, madame.
    Ya se sabe: renovarse o morir.

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Los griegos fueron la unica sociedad que legalizo la homosexualidad, claro que en el marco de 'amor ideal', ser pasivo adulto era un baldon.
    y como siempre, habia que echarle la culpa a alguien y ese alguien vinieron a ser los dioses... aunque historicamente investigando hay toda una historia distinta antes de la invencion de estos arquetipos de estos 'chicos' o dioses.

    ResponderEliminar
  14. En realidad yo pienso que los dioses son un reflejo de la sociedad, hecha a su imagen y semejanza. En cuyo caso, mas bien serían los hombres los que influian en los dioses.

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Pásate por Antigua y Medieval a recoger el premio 'Blog Dorado'

    http://antiguaymedieval.blogspot.com/2009/06/premio-blog-dorado.html

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, monsieur.
    Ahora mismo pasaré a recogerlo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Me gusta más la versión mitológica, quizá por ser la más alejada de la realidad; no obstante, la realidad viene reflejada en la mitología. Una entrada estupenda y con unas imágenes buenísimas. Me he tomado la libertad de copiármelas, por si acaso... Si no te parece bien, sólo tienes que decírmelo. Un abrazo y felicidades por ese premio.

    ResponderEliminar
  18. Por supuesto que me parece bien, madame Isabel, sera un honor compartir con usted estas bellas imagenes, cómo no. Puede usted hacer uso siempre de las que guste, sientase libre de hacerlo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Afortunado Ganimedes... >_>

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre y cuando le gustara el oficio de copero!

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)