sábado, 13 de junio de 2009

El manuscrito escondido

Ricardo III

-->
En el interior de los muros del que había sido hogar de Sir Edward Dering, en el condado de Kent, se encontró un manuscrito en latín, escrito por un hijo bastardo de Ricardo III.
Este joven, que llevaba el nombre de su padre, había sido educado discretamente en el campo, con grandes gastos y los mejores maestros para cada disciplina. La noche anterior a la fatal batalla de Bosworth Field, el rey envió a buscarlo, y fue secretamente conducido a su tienda. Tras despedir a sus servidores, Ricardo le declaró privadamente que era su padre, y entregándole 1.500 libras, una gran suma para la época, le dijo:
—Hijo mío, debes aguardar al día de mañana: si el resultado nos favorece, te reconoceré y te convertiré en Príncipe de Gales; pero si pierdo la batalla y caigo en ella, olvida quién eres y vive en el retiro. El dinero que acabo de entregarte servirá entonces para tu mantenimiento.
Ricardo III
Amaneció el día fatal. Ricardo perdió la vida en la batalla y su hijo partió inmediatamente hacia la capital. Tenía unos quince años por aquellas fechas, y se colocó junto a uno de los arquitectos más importantes del reino. Todo en él, sus modales exquisitos, la gracia de su persona, denotaban su origen y su especial educación, que sin embargo él tenía la habilidad suficiente de ocultar y disimular.
El maestro pronto descubrió el genio de su aprendiz, en cuya destreza y buen criterio confiaba. Al serle encargados algunos arreglos en aquella vieja casa, entonces propiedad de Sir Thomas Moyle, el hijo de Ricardo fue enviado para supervisar a los trabajadores. Su ingenio era tal que el propietario de la mansión decidió conservarlo a su servicio, y le permitió que construyera su propia casa dentro de sus tierras.
Ricardo III
Durante algunos años, en efecto, vivió en este retiro, dedicado a la lectura y a la contemplación, logrando labrarse una gran reputación por su cultura, pero también por su modestia. Y fue durante esa época cuando escribió el relato de su vida. Al acercarse el momento de su muerte, entregó el manuscrito a su patrón, pidiéndole que no lo leyera hasta después de que hubiera fallecido. Se recuperó de su enfermedad, pero de todos modos acabó dejando este mundo poco después. Se supone que su amigo ocultó el manuscrito en el interior de un muro, y hasta el siglo XVIII nada se supo acerca de este documento, que pasó a ser propiedad de la familia Dering.
En el registro de la parroquia aparece inscrito el entierro en 1550 de alguien que según la ortografía de la época figura como Rychard Plantagenet. No hay ninguna otra evidencia que apoye la verdadera identidad de aquel personaje, pues la tumba que se le atribuía, aún en la iglesia en ruinas, data en realidad de 1480 y parece que pudo pertenecer a Sir Thomas Moyle y su esposa.
Bibliografía:
The Illegitimate Children of Richard III – P. W. Hammond
A Collection of interesting anecdotes – Addison
Kings of England and Scotland – Allen Andrews

26 comentarios:

  1. Madame que historia la verdad parecia muy buen hombre, y bastante humilde a pesar de ser el hijo de un rey, cualquier otro en su lugar habria desvelado su identidad.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. En ese momento no era buena idea hacerlo, porque los Tudor habian llegado al trono, y podian desear acabar con cualquier resto de la dinastia anterior, para que en un futuro no reuniera partidarios en torno a sí dispuestos a echarlos del trono. Por eso su padre le aconsejó que si perdía la batalla debía vivir discretamente en el retiro. Era lo mas prudente para conservar la vida.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  3. Interesante y misteriosa historia, cuántos secretos que ni tenemos idea que existan.
    Me encantan éstas narraciones siga Mme. con seguridad que usted conocerá más.Felicidades
    Un abrazo
    Besos Isthar

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, madame. El asunto esta en saber cuánto de verdad podrian contener, y en distinguir siempre a los impostores.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Preciosa historia, Madame. Enhorabuena. ¿Verdad, mentira?. En este caso, quién lo sabe, a quién le importa. Genial.

    ResponderEliminar
  6. Me alegra que le haya gustado, monsieur.
    Uno de tantos enigmas que encierra la Historia, y que me temo que nunca llegaremos a saber.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Es un personaje perdido, y de verdad, en las tinieblas del pasado. Importante y desconocido. Quizás para él fue mejor quedar en el aninimato. Aunque parece que su vida fue corta, al menos la vivió en paz. Y quién sabe..., gracias a ese manuscrito se le ha extraído de la oscuridad. A veces se puede decir que es cuestión de suerte, pues no es fácil que tales escritos emparedados sobrevivan y sean encontrados.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. La cuestion es por que emparedar un manuscrito despues de muerto ya su autor. El contenido ya no podia hacerle ningun daño. Todo resulta de lo mas sospechoso, no se.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  9. Me encantan estas historias enigmáticas.
    Quizá el patrón escondió el manuscrito por si volvía a recuperarse, como en la anterior ocasión, o tal vez para no caer en la tentación de leerlo antes de tiempo, quién sabe.

    ResponderEliminar
  10. Pero entonces cuando por fin murió al poco tiempo, deberia haberlo sacado de ahi, no?
    Hay muchas cosas que no me cuadran.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué relato tan apasionante, madame! Me encantaría poder leer ese misterioso manuscrito y, sobre todo, haber conocido a ese enigmático caballero tan educado, inteligente y además ¡Modesto! :)
    Buenas noches, madame!

    ResponderEliminar
  12. Lo de modesto no le quedaba mas remedio si queria mantener su anonimato. Tal vez "prudente" sería mejor definición, despues de todo :)

    Bisous, madame, buenas noches

    ResponderEliminar
  13. Madame:
    C´est bien beau l´écrit sur Richard Plantagenet. Assi même vôtre blogg très intérésant.
    Je vous salue.

    ResponderEliminar
  14. Otro personaje que permaneció oculto para todos. Y parece que se ignora siempre a los mejores. Podría haber sido un buen rey a juzgar por los valores que demostró más tarde.
    ¿Cuántos bastardos quedarán aún por descubrir?

    Feliz domingo, madame.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Me imagino el revuelo que se hubiera armado en la corte si el primer monarca Tudor hubiera conocido la existencia de este hijo secreto de Ricardo III!
    Creo que Ricardo presenciando el cruel destino de su primo Eduardo Platagenet,ejecutado por orden de Enrique VII en 1499, si queria mantenerse vivo lo mejor era nunca desvelar su verdadera identidad. A pesar de lo ocurrido, es de extrañar que no ambicionaba el trono!

    Besos Madame

    ResponderEliminar
  16. Merci de votre visite, monsieur Jaclo.
    Vous êtes très gentil.

    Je vous souhaite un bon jour.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Monsieur Enrique, seguramente quedan muchos bastardos por descubrir... y muchos descubiertos por descatalogar tambien, jijiji.

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Asi es, madame Caroline. Fue prudente, y no se dejó cegar por una ambición que le hubiera conducido seguramente al cadalso en vez de al trono.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  19. Pues, madame, es una lástima que no saliera a relucir su figura. Por lo que contáis era sin duda un peronaje muy válido, pero claro, si quería conservar la vida no le quedó otro remedio.

    Un beso y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  20. Yo hubiera hecho lo mismo. Despues de todo consiguió una vida bastante comoda, protegido por ese noble. No le faltó de nada.

    Bisous, madame, feliz domingo

    ResponderEliminar
  21. Vaya, que bonita historia de un noble príncipe viviendo como plebeyo. No obstante, parece ser que tuvo una vida próspera y agradable.

    Seguramente su vida fue más feliz así que la que hubiera tenido como monarca.

    Un placer

    ResponderEliminar
  22. Seguramente lo fue, monsieur. Por lo menos mas feliz que la de su padre.

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Que bonita esta historia y que lección de humildad de ser cierta. El joven Richard tuvo que ser una bella persona, sin reclamar ni revelar nada. ¿Y cual fue la causa de su muerte?.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Supuestamente murió de muerte natural y siendo ya muy anciano, si atendemos a la fecha de la inscripcion en 1550. Tengase en cuenta que la batalla de Bosworth Field fue en 1485, y que el tenia unos 15 años entonces. Eso lo convierte en octogenario.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)