sábado, 16 de mayo de 2009

¿Tuvo un bastardo Felipe el Hermoso? (I)

La familia del emperador Maximiliano por Bernhard Strigel

A la larga lista de bastardos reales habría que añadir un número, tal vez enorme, de hijos que nunca fueron reconocidos, y otro igualmente grande de impostores. Decidir quién es quién en cada caso no siempre es fácil.

Laurent Vital, ayuda de cámara del rey Carlos I de España, posteriormente emperador Carlos V, nos ha dejado la crónica del primer viaje a España del joven monarca, y por él conocemos un episodio muy interesante sobre un hombre que afirmaba haber tenido por padre a Felipe el Hermoso. 

He decidido mostrar íntegramente el capítulo, dividido en dos entradas por ser algo extenso.


XVI

De un mozo que decía ser bastardo del Rey Felipe de Castilla


Durante el tiempo que el Rey, nuestro señor, estaba en Midelburgo esperando el buen tiempo para seguir hacia Castilla, había noticia de que frecuentaba muchos lugares de por aquí un mozo, hijo bastardo del Rey Felipe, como él decía, y que estaba entre los 19 y los 20 años de edad. Y como tal daba a entender, había de tal manera abusado del pueblo que en muchos lugares la gente principal lo había creído tal como él se decía; y nacía este error y abuso por el consejo de algunos instruidos pícaros (como después se supo por su confesión sin violencia, amenaza ni coacción, sino de franca voluntad ), los cuales se habían valido de él para ponerle y mantenerle en ese error, dándole a entender que, si él mantenía ser tal, los países y mucha gente principal le harían muchos bienes, diciéndole que su figura tiraba muy bien al dicho difunto Rey Felipe, que fue tan amado por todos. Hacían eso a fin de vivir a su costa con gran abundancia de bienes. Con este modo de dar a entender, frecuentó este mozo muchas ciudades y regiones de Flandes, donde le hicieron muchos bienes, honor y colectas en honor de dicho difunto buen Rey Felipe, que tan amado fue por todos y de quien él se decía ser hijo bastardo.

Felipe el Hermoso
Así pues, la cosa había pasado tan adelante que en muchos lugares no se hablaba más que del señor bastardo, de tal modo que, cuando se daba a conocer, era por todas partes bien acogido y aún por toda clase de gente principal festejado, mantenido, favorecido y asistido, llenándose la bolsa con los dones y presentes que muchas ciudades, señores y prelados le hacían. Llegadas estas cosas al conocimiento del Rey Católico, nuestro señor, por lo mismo que deseaba saber la verdad, aunque hubiese querido que tal fuese, mandó escribir a todos los lugares adonde decían que tenía costumbre de ir con frecuencia para que, a la primera vez que volviera, se apoderasen de él, sin causarle agravio ni disgusto, y que se lo llevasen, pues la intención del Rey era que, si se hallaba que era tal como se decía, estaba en razón el mantenerle, servirle y hacerle bienes, y que si era otro se haría como conviniera y se creyera expediente a fin de que no abusasen de la gente principal y demás ni que, durante la ausencia por su viaje a Castilla, se originase o levantase alguna desavenencia por la maldad de algunos malquerientes, de lo que sus países o súbditos podrían recibir daño.

Carlos I

Así pues, estando nuestro señor el Rey en Midelburgo, esperando viento propicio, fue hallado ese antedicho mozo en la ciudad de Brujas, arrestado por el oidor Felipe Pinock y enviado finalmente a Midelburgo ante el Rey, tal y como iba vestido, a saber, con un jubón de terciopelo azul y capa de montar de terciopelo negro, retirándole sólo algunas bagatelas, como una cadena de oro con eslabones engastados, que dicho oidor retuvo para guardarlas por miedo de que se las quitasen y a fin de rendir cuentas si había necesidad o pedirlas en confiscación si era confiscado en cuerpo y bienes. Llegado este mozo a dicho lugar de Midelburgo, fue entregado en guarda, por orden del Rey, a seis arqueros de corps, para así hacerle buen acogimiento y tenerle seguro. Ahora bien, a causa de que yo era amigo de los que lo guardaban, me lo dejaron ver y comí con él y, como si tal cosa, charlamos alegremente, sin hablar de él ni de su prendimiento. Pero como yo tenía tan bien en la memoria la fisonomía de dicho señor Rey don Felipe, de quien se decía ser su bastardo, le miré muy a propósito, mas no pude creer que fuera su hijo porque no se le parecía. Sin embargo, tenía un poco abierta la boca, pero, no obstante eso, mirándole, no dejaba recuerdo alguno de dicho Rey Felipe...


Continuará

14 comentarios:

  1. La verdad madame a mi no me extrañaria nada de nada, pues solo hay que ver como era el, no me extraña que la pobre Juana se volviera loca, aunque yo creo que no estaba tan loca.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que la pobre Juana heredó la enfermedad de su abuela y de otros antepasados, y la transmitió a su vez a sus descendientes, lamentablemente. Pero seguramente Felipe dejaría por ahi algun que otro bastardo, ya que era tan alegre para esos asuntos. El problema es que no debia de tener por costumbre detenerse tanto como para luego estar seguro de poder reconocerlos.
    En parte podria ser por resultar inconveniente ante el problema de Juana. De todos modos, este chico del relato era mayor que Carlos. De ser suyo, fue engendrado por las fechas del matrimonio, poco antes o despues, cuando aun no se conocía cómo podria reaccionar ella.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  3. Juana estaba enferma por herencia, pero le tocó un esposo que no era especialmente recomendado como para contenerla en su padecimiento.
    Juana, Juana, cuánto afecto le tengo!
    Y si, madame,es posible que por ahí anduviese algún basrado del Hermoso Felipe
    Baisiers
    La Petite Fleur

    ResponderEliminar
  4. Estos jaleos pasaban por no poder hacerse las pruebas de ADN, ves?
    Un atraso. Hoy hubiera sido mas facil, sin tanto interrogatorio ni nada.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Entretenida historia Madame! :), al final cómo sería?, no se parecía al supuesto padre pero podría haber heredado muchos rasgos de su mamá (una alternativa al no parecido con Felipe) y aún asi ser hijo de Felipe ;).

    Besitos!

    ResponderEliminar
  6. En efecto, no parecerse no demuestra absolutamente nada. A la mayoria de las personas no se las podria identificar por el parecido con su padre, creo yo.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  7. Oh, monsieur, pas possible aujourd'hui.
    Je suis desolée.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. a ver como termina la historia, pero me extrañaría que Felipe "picha floja" el Hermoso solo hubiera tenido un bastardo....
    la frase "confesión sin violencia, amenaza ni coacción, sino de franca voluntad" me hace gracia ya que interpreto todo lo contrario... y me temo que el aspirante a bastardo se llevó hasta en el velo del paladar...

    Saludos y esperamos el final de la historia ;)

    ResponderEliminar
  9. Si, la cuestion estaria en que pudiera constarle que los tenia, tal como iba de rapido. Pero al final los que reclamaban eran muchas veces los que menos derechos tenian. Fueron muchos los que intentaron aprovechar en rio revuelto.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué picaresca!¡Y qué valor! Yo no me habría atevido, madame, a ser impostora :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Pues mucha gente se atrevio y se sigue atreviendo a ver si cuela.
    Y a cosas peores, como largarse con todos los ahorros de la gente!

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  12. No sé si el mozo que decía ser su bastardo lo sería o no, pero yo apuesto a que sí no era él, otro tendría. Y no solo uno.
    Esta entrada es muy bella. El misterio que flota en torno a ella atrae.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Yo tambien estoy convencida de que alguno llegó a dejar por ahi y que tal vez nunca se enteró siquiera. Por calculo de probabilidades asi parece.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)