lunes, 18 de mayo de 2009

¿Tuvo un bastardo Felipe el Hermoso? (II)

Felipe y Juana

En fin, ataron corto a este mozo y fue interrogado por algunos señores en sitio de donde el Rey apenas estaba lejos, a fin de que dijese la verdad, a lo que se le preguntase y que dijese si era el hijo bastardo del Rey Felipe, como en muchos lugares lo había asegurado y dado a entender, pues el Rey quería saber la verdad. Para eso le dijeron estos señores:

—Decidnos lo que hay de esto, pues si es así, os tendrá por tal, y, si no es así, con tal de que digáis la verdad, os perdonará por esta vez.

Ante estas preguntas, este mozo se encontró tan asombrado, avergonzado y perplejo que no sabía lo que tenía que decir. Viendo esto, los señores le dijeron que no tuviese miedo, pues con tal de decir la verdad, no le harían mal alguno, “pues el Rey ha ordenado, con tal que confeséis la verdad, el perdonaros; mas, si se os halla en mentira, seréis gravemente castigado; por eso, aunque resulte que no seáis bastardo del Rey Felipe, os lo perdonará el Rey por esta vez, con tal que nos digáis quiénes fueron vuestro padre y madre.”

Felipe el Hermoso

En ese momento, este mozo se puso de rodillas (como me lo contaron, pues yo no estaba allí) y pedía perdón al Rey gritándole las gracias, diciendo que era natural de Premesques, cerca de Lille, y que no tenía padre ni madre en vida. Que su padre tuvo por nombre Francisco de la Escaile y que él se llamaba Andrés. Dijo luego que, después que su padre quedó viudo, se enamoró de su madre, que servía en la hostería de su padre, y después lo engendró en ella bajo promesa de matrimonio, pero que no cumplió la promesa porque su madre era una pobre moza y su padre tenía bienes. Por esta causa, con desconcierto de su madre, su padre se casó de nuevo en Brujas con otra mujer. Llegó esto a conocimiento de los hermanos de su madre y con los lamentos que les hizo juraron que, si alguna vez volvían a encontrarlo, lo matarían, como lo hicieron, según se lo habían contado. Y su pobre madre, que por entonces estaba muy hermosa, fue solicitada poco después por otros hombres, de tal manera que fue seducida y engañada; luego, algún tiempo después, terminó sus días en la ciudad de Brujas.

Después de que este mozo les hubo declarado a lo largo su caída, le dijeron los señores a manera de interrogatorio:

—Andrés, puesto que bien sabíais de cuáles gentes veníais, ¿qué os movió a declarar y dar a entender que fueseis hijo bastardo del difunto Rey Felipe, sabiendo bien lo contrario?

A lo cual les dijo ese mozo que sabía muy bien que había faltado grandemente, y todo por engaño de los que se habían relacionado con él, dándole a entender que se parecía mucho al difunto Rey Felipe, y que si él decía ser tal, todos le creerían fácilmente, y que por este medio le harían muchos bienes. En la forma que habéis oído, se acusaba este mozo, rogando a los señores que hablasen al Rey en su favor, a fin de poder tener perdón de su ofensa, pues nunca más le sucedería.

Carlos I

Después de haber sabido el Rey la verdad de este asunto, tomóse acuerdo sobre lo que se haría para poner a la gente principal fuera de ese abuso; y ordenóse que se le volviera a vestir con simple vestido de paño, y que lo llevase, por todas las ciudades y plazas que había frecuentado, un alguacil, acompañado de algunos oficiales de justicia, y que en varios mercados lo pusiese en un tablado, en pleno mercado, con un letrero en letras gruesas, puesto en el pecho, con su genealogía, a fin de que todos supiesen quién era y cómo había abusado del pueblo y cómo el Rey le había perdonado el abuso por esa vez.


Bibliografía:
Primer viaje a España de Carlos I con su desembarco en Asturias - Laurent Vital


9 comentarios:

  1. He leído sus dos últimas entradas de corrido... y qué disgusto!!jajaj yo que esperama encontrarme con un bastardo real desconocido... Que cara más dura tenían algunos, con eso de que no había pruebas de paternidad!!!

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  2. Pues si, muchos se aprovechaban, si. Y mientras colara, a vivir a cuerpo de rey.
    Ahora tambien habria que ver cuantos fueron tachados de impostores sin serlo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Curiosa entrada Madame, por instante creí que realmente Felipe el Hermoso tuvo un bastardo! Si hubiese sido cierto,este hecho talvez hubiera cambiado el rumbo de los acontecimientos. Vaya como Andres burló a todos con semejante engaño!De todas formas, hubo muchos bastardos que nadie los reconoció y pasaron al olvido en los anales de la historia.

    Besos Madame

    ResponderEliminar
  4. Ya lo creo que si.
    Muchos permanecieron secretos, madame. Tal vez ni ellos lo supieron nunca :)

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Ays, pobre muchacho, qué historia tan triste la de su madre. ¡Y vaya castigo que se le ocurrió al Rey!
    Un abrazo, querida madame :)

    ResponderEliminar
  6. Pintoresco pero eficaz, madame.
    Se acabo el problema. El tal Andres no volvio a las andadas.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Geta le echó el amigo Andrés...... pero que le quiten lo bailao...

    ResponderEliminar
  8. Si, pasó unos buenos años, y total le salio barato.
    Merecio la pena, creo yo.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  9. eso es un mal que perdura en el tiempo, vivir de una mentira

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)