viernes, 22 de mayo de 2009

"Ni quito ni pongo rey"

Bertrand du Guesclin

-->
Castilla estaba sumida en plena guerra civil entre el rey Pedro y su hermanastro, el bastardo Enrique de Trastámara. Toledo estaba al borde de la resistencia y necesitaba ser abastecida. No cabía más dilación. Era el momento de preparar el encuentro final y cada uno de los contendientes llamó a sus fuerzas. Pedro guarneció la fortaleza de Carmona y partió hacia Alcántara buscando acercarse a Toledo y permitir el contacto con los refuerzos que esperaba del norte. Le acompañaban 1.500 jinetes moros enviados por el rey de Granada.
Pedro I de Castilla
El Trastámara evolucionó rápidamente y avanzando por la noche sorprendió a Pedro acampado en Montiel, con sus fuerzas diseminadas por la comarca y sin haber recibido todavía la columna que llegaba de Andalucía. Sin darles tiempo para agruparse, el 14 de marzo de 1369 fueron derrotados.
Pedro pudo refugiarse en el castillo, pero a pesar de los cañones de que disponía, la fortaleza no estaba preparada para un asedio. Se imponía cualquier otro tipo de solución, y el fiel Men Rodríguez de Sanabria acudió a la tienda del francés Bertrand du Guesclin, uno de los apoyos de Enrique, con el que había combatido en Montiel. El motivo era que Sanabria conocía a du Guesclin y quiso negociar con él la salida del rey, ofreciéndole a cambio algunas plazas. El francés le prometió facilitarle la huida a Pedro, para lo que debía presentarse esa noche en su tienda.
Ruinas del castillo de la Estrella, Montiel, Ciudad Real
La leyenda y la historia se confunden en uno de los más trágicos hechos de nuestro pasado. Habiéndose presentado don Pedro como se le requirió en la noche del 22 al 23 de marzo de 1369, fue apresado por los otros capitanes mercenarios que habían sido avisados, y apareció el propio Enrique de Trastámara, armado para el combate y gritando:
—¿Dónde está ese judío hideputa?

—¡El hideputa seréis vos, pues yo soy hijo legítimo del buen rey Alfonso! – respondió inmediatamente Don Pedro.

Parece que los hechos pudieron suceder así: los dos hermanos entablaron entonces combate, pero du Guesclin intervino de alguna forma haciendo trampas a favor de Enrique, tal vez con una zancadilla, o ayudando a su señor a quedar encima de Pedro cuando ambos cayeron al suelo durante una lucha en la que el Trastámara dio muerte a Pedro por su propia mano.
Enrique II de Trastámara
Según la leyenda, cuando le recriminaron al francés su actitud tan poco caballeresca, du Guesclin se limitó a decir:
—Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor.

El fratricidio de Montiel se convertirá en tema literario y serán múltiples sus versiones. La noticia se extendió rápidamente por una Europa imbuida de principios caballerescos, y Pedro recibió así las loas que de otra forma no hubiera logrado. Sobre Enrique y du Guesclin llovieron las más duras críticas, pero su condición de vencedores les puso a cubierto de las consecuencias de sus actos.
Concluía ensangrentado un reinado que se había desenvuelto entre sangre, había estado marcado por los asesinatos y las luchas y eran actores finales del drama quienes habían sido sus protagonistas desde aquella lejana primavera de 1350 en que Pedro el Cruel comenzó a gobernar.

Bibliografía:
Pedro I – Luis Vicente Díaz Martín

15 comentarios:

  1. Así se escribe la historia, por parte de quienes vencen, con el tiempo todo queda enterrado en montones de documentos, y la verdad, ay la verdad. Desconocida.

    Te felicito por el relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por su visita y su amable opinion, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. uno de los episodios de nuestra historia de los que más se ha escrito y comentado y sigue siendo un misterio lo que ocurrió realmente...

    ResponderEliminar
  4. Asi es, pero solo en cuanto a los detalles. El crimen y el juego sucio parece que estan claros y no pudieron ser tapados por completo.
    Mal comienzo el de la dinastia, no cree?
    Mal presagio.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. pues si fue un mal comienzo pero Enrique al final no fue mal rey

    ResponderEliminar
  6. Es la historia de una traición. Cómo ocurrió en realidad? Otro de tantos misterios.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. La verdad que es dificil aclararse con las cronicas de la epoca, pero bueno, podemos hacernos una idea aproximada.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  8. "Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor"
    Bueno cada quien elige su camino, este personaje sabia muy donde estaba su lealtad. Interesante manera de actuar, en relacion a esa accion.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Si, era una epoca en la que se llevaba aquello de "el fin justifica los medios", por otra parte frecuentemente en boga hoy en dia.
    Realmente era demasiado lo que estaba en juego.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  10. La Historia es una forma de relatar los hechos del pasado. La mente humana rellena aquellos puntos negros, partes de las cuales no tenemos documentación, pero que son importantes. Así nacen las leyendas. Esta puede ser una de ellas, surgida en el reinado de Enrique I. Se basa en un cuento, en una historia, finalizada con una frase a modo de moraleja. Y en realidad tiene la misma estructura de fábula.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Si, lo de la frasecita es bastante dudoso, madame. Realmente parece un adorno. Aunque de todos modos el caballero algo tendria que decir en su descargo, porque tendria que oir de todo si es que por su trampa murio un rey.

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Querida amiga,

    estos días ando liadísima y con mucho trabajo. Hoy, por fin, he sacado un ratito para pasarme por aquí. Me ha hecho mucha gracia esta entrada porque durante una época trabajé como guía en los Reales Alcázares de Sevilla (una parte de los cuales los mandó construir Pedro I) y solía contar esta historia, que por cierto, tenía mucho éxito.

    Me ha encantado recordarla contigo :)
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Madame, que precioso trabajo el suyo, en un marco incomparable y rodeada de historia.
    Me alegra haberle traido un bonito recuerdo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. En la población de Montiel se recrea entorno al fin de semana más próximo de cada 23 de Marzo la Batalla y la muerte de Don Pedro en una maravillosa evocación histórica con grupos de recreación medieval españoles e italianos. Hay también campamento medieval, mercado medieval...
    Si gustais de la Edad Media no debeis perderos el año que viene MONTIEL MEDIEVAL 2010.
    Mas info en: http://www.encomiendademontiel.com/

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)