sábado, 30 de mayo de 2009

La venganza de los Médicis

Palacio de la Signoria

La conspiración estaba muy bien pensada, calculada para paralizar Florencia y que no se resistiera a las tropas que poco después entrarían en la ciudad. Según el plan previsto, la parte principal de los conspiradores, capitaneados por el arzobispo Salviati, iría al palacio de la Signoria, y, entrando en la sala del Consejo, tomarían el gobierno y matarían a todos los miembros que se resistieran. Pero al entrar Salviati y sus seguidores, el gonfaloniere notó que pasaba algo extraño; inmediatamente se dirigió a ellos, los distrajo por un momento y retuvo al arzobispo en su habitación privada mientras enviaba a alguien a enterarse de si había ocurrido algo en la ciudad.

Llegaron noticias de la tragedia acaecida en la catedral y la confirmación de que el grupo de Giacobbo de Pazzi y los demás de la familia estaban intentando alzar al pueblo contra los Médicis. Corrían por las calles gritando “¡Libertad!”, pero el pueblo gritaba “¡Vivano le palle!” (Le palle son las bolas que figuran en el escudo de los Médicis).

Escudo de los Médicis
Inmediatamente el gonfaloniere hizo preso al arzobispo y lo colgó de la ventana de la esquina norte del palacio de la Signoria, y junto a él, en las ventanas adyacentes, a 5 más de los conspiradores, mientras los restantes eran acuchillados en la escalera. En menos de media hora había 26 cuerpos amontonados. Los demás fueron perseguidos por el enfurecido pueblo, cuyo odio no conocía límites, y ninguno de los que cayó en sus manos tuvo tiempo de llegar al palacio para ser ejecutado. Los conspiradores no sólo habían asesinado a Juliano e intentado eliminar a Lorenzo, sino que habían traído tropas para apoderarse de Florencia, todo lo cual había enfurecido sobremanera al pueblo. Éste rodeó el palacio Médicis y aclamó a Lorenzo, quien, aunque maltrecho, salió y se dirigió a ellos asegurándoles que sólo estaba ligeramente herido. Les pidió que no se abandonaran a venganzas individuales y que reservaran su animosidad contra los enemigos exteriores que habían instigado el complot.

Pero no le hicieron demasiado caso y todos los sospechosos de complicidad fueron perseguidos por las calles, linchados allí donde se les capturaba y sus restos arrastrados por la turba enfurecida, cuya rabia no se aplacó hasta que fueron muertas 80 personas.


Florencia
Giacobbo de Pazzi, que había escapado a la aldea de Castanno, fue capturado por los aldeanos y devuelto a Florencia, donde fue ejecutado. El mismo destino le cupo a Francesco de Pazzi, uno de los asesinos de Juliano. Sin embargo Guillermo de Pazzi, hermano de Francesco pero esposo de la hermana favorita de Lorenzo, Bianca, salvó su vida gracias a la intervención de Lorenzo, que consiguió que fuera simplemente exiliado. Los hijos o sobrinos de Giacoppo fueron sentenciados a prisión o al exilio. 

Bandini, el otro asesino de Juliano, huyó a Constantinopla, donde fue capturado por el sultán y enviado a Florencia encandenado. A su llagada, la Signoria lo ejetucó en la plaza. Se conserva un dibujo de Leonardo en el que éste anotó con detallismo científico los estertores del criminal. 

Ejecución de Bernardo Bandini, dibujo de Leonardo, museo Bonnat, Bayona

Por un decreto público, el nombre y las armas de la familia Pazzi fueron suprimidos para siempre, su palacio —que ahora se conoce como palacio Cuadratesti— y todos los que la familia tenía en la ciudad fueron cambiados de nombre. Además, todas las personas que contrajesen matrimonio con un Pazzi quedaban inhabilitadas para ocupar cargos públicos de la república, y la antigua ceremonia de la vigilia de Pascua, en la que se conducía el fuego a la casa de los Pazzi, se abolió. Se empleó un artista a expensas del erario público para representar en las paredes del Bargello la escena de los traidores ahorcados y colgados, en señal de infamia, por los pies. 

Se acuñó una medalla en recuerdo del ataque que sufrieron Lorenzo y Juliano. Lorenzo demostró su magnanimidad en la suerte que corrió uno de los conspiradores: el cardenal Rafaello Riario. El joven cardenal, en medio de la confusión, se había refugiado en el altar mayor. Lorenzo, al llegar a casa, envió algunos de sus protegidos a recogerlo e hizo que lo condujeran al palacio Médicis, el único lugar de la ciudad donde podría estar seguro. Allí lo mantuvo oculto algunos días, hasta que hubo amainado la violencia de la turba, y después lo envió secretamente a Roma. Lorenzo mostró la misma magnanimidad con otras personas que también habían participado en el complot. 

Ésta fue la cuarta conspiración para acabar con la familia Médicis. Y, una vez más, la familia salió de ella más popular que antes. Lorenzo ganó mayor fuerza y la posibilidad de tener al pueblo unido tras él. Pero algo irreparable se había perdido: con la muerte de su hermano Juliano, acababa la juventud de Lorenzo; ya no habría más desfiles ni festivales, solamente guerra, política y los trabajos literarios para dulcificar sus horas.

Bibilografía:
Florencia de los Médicis - Luis Racionero


18 comentarios:

  1. ¡Ah, la política italiana! Esclarecedora entrada, Madame. Felicidades una vez más.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, monsieur.
    La verdad que habia que ser retorcido para la politica de la epoca, y luego total, despues de tanto elucubrar venian y te eliminaban del modo mas primitivo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. En esa época italia creo que no,,,,,,,,,,
    MEDICIS, FLORENCIA
    ARTE
    QUE GUSTO LEERTE

    ResponderEliminar
  4. Buena epoca y buen lugar, en efecto.
    Muchas gracias, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Terrible. Tengo entendido - lo leí hace unos meses - que al parecer unos investigadores han hallado unos documentos que demuestran que el Duque de Urbino - considerado un gran amigo de Lorenzo - había sido uno de los principales instigadores de esta conjura. El hecho de que estuviera implicado el propio cuñado debe ser muy difícil de digerir, pero desde luego Lorenzo debía querer mucho a su hermana Blanca. Y ella, ¿cómo viviría, sabiendo que su marido había contribuido al asesinato de su hermano Juliano y no había logrado el de Lorenzo? Esta es la parte de la que nunca se habla... Magnífico post. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Pues lo que le faltaba a Lorenzo.
    Y desde luego, el papel de Blanca no se lo deseo a nadie. Que dificil resultaba a veces para esas familias del renacimiento, como lo fue para Lucrecia Borgia mas de una vez.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  7. Cuánta gente murió en la revuelta!!! Y qué manera de terminar con la memoria de los Pazzi. Borrados de la sociedad y la política. Me imagino que no volverían a levantar cabeza.

    Me ha llamado mucho la atención el dibujo del ahorcado de Leonardo Da Vinci y el escudo de los Médicis. No entiendo nada de heráldica y los motivos que utiliza me parecen caprichosos y faltos de sentido. Tendré que esperar a que alguien me los aclare, jejeje.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Puedo satisfacer su curiosidad acerca de esas bolas que figuran en el escudo de los Médicis, y que en heráldica se llaman "roeles": Los roeles, en italiano palli, constituyen emblemas "de profesión", siendo píldoras de médico. Aluden al apellido Médicis, por tanto.
    En heráldica todo tiene un significado, y no hay nada caprichoso.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  9. Una entrada enorme, enhorabuena... ya lo decía la Biblia quien a hierro mata a hierro muere...

    ResponderEliminar
  10. A veces. Sin embargo en demasiadas ocasiones se observa que ganan los malos, y se van de rositas.

    Gracias, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Los Medici, mi familia favorita más allá de las maldades perpretadas por esta familia....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las más interesantes de la historia, sin duda.

      Gracias, monsieur.

      Bisous

      Eliminar
  12. Reconozco que mis conocimientos históricos son de lo más burdo; y en cuanto al arte me ocurre lo mismo. Pero ambas cosas me atraen. El caso es que estuve de visita turística reientemente, rápida y en plan mirón, a la Iglesia de San Lorenzo en Florencia. Y me picó la curiosidad al obserar que en los escudos de los Médici de la Sacristía Vieja aparecían OCHO roeles en lugar de los SEIS que se ven en todas partes (cinco rojos y uno azul). Estuve preguntando y nadie me supo dar explicación.
    ¿Podría alguien asesorarme sobre el tema?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante tema, y sumamente misterioso. Pero en realidad no es exacto que se vean seis en todas partes. Parece ser que en su origen eran doce, y que en la tumba de Cosme I son cinco.

      Un tema apasionante a investigar el que usted propone.

      Muchas gracias y feliz fin de semana.

      Bisous

      Eliminar
    2. Estimados:

      La Casa de Medici de tiempo antiguo tenía por armas “DE ORO OCHO ROELES DE GULES PUESTOS EN FAJA DE 3, 3, 2” esta son las armas primitivas de esta familia, es decir, es el primer escudo que tuvo la familia, entre el S. XIV y el S. XV estas armas son modificada pasando a ser “DE ORO, SEIS ROELES DE GULES PUESTOS EN FAJA DE 2, 2, 1”. A partir de 1465 las armas de esta familia florentina son nuevamente modificada por ultima vez, el Rey Luis XI de Francia otorga a los Medici, más exactamente a Lorenzo “el Magnifico” un roel de Francia de esta forma queda constituido las nuevas armas, y sin lugar a dudas la más conocida “DE ORO, CINCO ROELES DE GULES PUESTOS EN FAJA DE 2, 2, 1 SUPERADO DE UN ROEL DE AZUR, CARGADO CON TRES FLORES DE LIS DE ORO BIEN ORDENADAS (ROEL DE FRANCIA)”.

      Dentro de una familia el escudo tienden a evolucionar, cambiando y/o agregando figuras y piezas dentro de el. No siempre todas las ramas usan un mismo blasón, en el caso de los Medici una rama española le agrega un jefe de azur a las últimas armas anteriormente descrita. Los primos, tíos, hermanos, etc.…de Lorenzo “el Magnifico” no tiene derecho al uso del roel de Francia, ya que el Rey le otorgo esta dispensa a él y obviamente a su descendencia.

      Es por eso que en Florencia como en Toscana se puede encontrar variantes de las armas de los Medici, a los ojos de una persona común todos los escudos son los mismos, pero para un versado en heráldica o en la familia Medici no lo son, cada uno de estos blasones cuenta la historia de la familia.

      Cabe agregar que ahí muchas variantes de los escudos anteriores a el que empezó a usar Lorenzo “el Magnifico”, algunos le ponen 7 roeles, otros le ponen 9 incluso ahí algunos que al escudo lo siembran de roeles, pero esto es más un error por falta de información que de adrede. Los 3 escudos anteriormente blasonados son los que la familia uso.

      Espero haber disipado las dudas surgida por las armerías de los Medici.

      Por último hare un pequeño glosario de los términos heráldicos usado en el presente mensaje.

      Armerías, armas, blasón, blasones son sinónimos de escudo.
      Azur: Color azul.
      Blasonar, blasonado: Describir heráldicamente un escudo en particular.
      Faja: Es una pieza heráldica, pero a su vez designa la posición de muebles o figuras dentro de un escudo, en este caso sería de forma horizontal.
      Flor de lis: Representación de la flor de lirio.
      Gules: Color rojo.
      Oro: Color amarillo.
      Roel: Pieza redonda, forzosamente de color.

      Saludos

      Eliminar
  13. Ay, estimado miembro de nuestra Orden, qué casualidad que viera usted esta entrada de hace tres años justo según un anónimo planteaba su duda ayer mismo! Menos mal. No me lo puedo creer!

    O sea que al final cada uno ponía lo que le venía mejor dentro de lo que tenía derecho a hacer.

    Muchas gracias, monsieur.

    Feliz domingo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Uuta dan mucho de que avlar

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)