jueves, 14 de mayo de 2009

Bastardos Valois

Dunois, el Bastardo de Orleáns

-->
El más ilustre de los bastardos fue aquel a quien la posteridad iba a conocer con el nombre de conde de Dunois, aunque no recibiera tal título hasta los 36 años. Antes de eso se llamaba a sí mismo con orgullo el Bastardo de Orleáns. Era hijo natural de Luis, duque de Orleáns y hermano menor del rey Carlos VI. Por tanto, era primo de Carlos VII, cuya causa defendió durante la última parte de la Guerra de los Cien años.
Sin embargo, si defendió valientemente Orleáns contra los ingleses, no fue tanto por lealtad hacia “el rey de Bourges” como por apoyar a su hermanastro, el poeta Carlos de Orleáns, prisionero desde la batalla de Azincourt. Comenzaba a desesperar cuando apareció en su auxilio en ejército conducido por Juana de Arco. Los encuentros del joven príncipe y de la pastora fueron tormentosos al principio. Pero mientras se disputaban la mejor estrategia a seguir, el viento que soplaba sobre el Loira y que era el principal tema de su disputa, cambió súbitamente de dirección, dando la razón a Juana. El Bastardo lo consideró un milagro, y desde entonces creyó en la Doncella y combatió a su lado.
Blasón de Dunois con la barra de bastardía
Aunque durante el transcurso de su larga carrera Dunois iba a aliarse una vez contra Carlos VII y otra contra Luis XI, contribuyó a la liberación de Francia y sirvió al rey en su consejo. Fue el antepasado de los duques de Longueville, el último de los cuales falleció en tiempos de Luis XIV.
Carlos VII, por su parte, tuvo tres hijas de su amada Inés Sorel. Una de ellas, Carlota de Francia, se casó con el conde de Brezé, que la mató al sorprenderla en flagrante delito de adulterio. El hijo mayor de Carlota, Luis de Brézé, se casó con Diana de Poitiers, 40 años más joven. Por parte de una de las hijas de esta extraña pareja —la duquesa de Aumale, casada con un Guisa—, Carlota se convertiría en la antepasada directa no sólo de Luis XV y los últimos Borbones reinantes en Francia, sino también del actual rey de España.
Inés Sorel
Cuando Enrique II contaba sólo 14 años y era aún el duque de Orleáns, se casó con una italiana de su edad, Catalina de Médicis. Esta unión resultó estéril durante muchos años, y fue un tema de inquietud, pues mientras tanto el joven príncipe se había convertido en heredero al trono al fallecer su hermano. Todos se preguntaban cuál de los dos esposos era el que no podía tener hijos cuando Enrique despejó toda duda: durante la campaña militar en Italia le nació una hija de una joven piamontesa de gran belleza, Filippa Duc. El príncipe se hizo cargo de la niña mientras la madre ingresaba en un convento. Se la bautizó con el nombre de Diana, y cuando su existencia se hizo pública muchos se preguntaron si no se trataría en realidad de una hija de la propia Diana de Poitiers, por entonces ya todopoderosa en el corazón de Enrique. Es más: algunos historiadores permanecen convencidos de que era hija de Diana, y que la historia de Filippa fue una mera cortina de humo.
Diana de Francia
El asunto de su nacimiento estuvo a punto de provocar que Catalina de Médicis fuera repudiada, pero finalmente y contra todo pronóstico la reina trajo 10 hijos al mundo. Esto no causó ningún perjuicio a la pequeña Diana, que se convirtió en Diana de Francia cuando su padre alcanzó el trono. Se casó con el duque de Castro, posteriormente duque de Montmorency. Viuda por dos veces, recibió de su hermanastro Enrique III el título de duquesa de Angulema. Fue una mujer de virtud irreprochable, universalmente respetada en la corte disoluta de los Valois. Jugó un papel importante como mediadora durante las guerras de Religión, y es de destacar que supo reconciliar a Enrique III y el futuro Enrique IV.
Diana de Poitiers
Bien diferente fue su hermanastro, el Bastardo de Angulema, que Enrique II había tenido en 1550 con una bella escocesa, Lady Flemming, para gran furia de Diana de Poitiers. Fue un asesino que participó activamente en las guerras de Religión.
De Nicole de Savigny Enrique tuvo otro hijo al que dio el título de Barón de Valois-Saint-Rémy. La famosa condesa de la Motte-Valois, principal personaje del asunto del collar de María Antonieta, descendía de él.
En 1573 la reina Isabel de Austria, esposa de Carlos IX, y Marie Touchet, su amante, tuvieron un hijo cada una: la reina una niña, la favorita un varón.
Marie Touchet
Este hijo, Carlos de Valois, fue un señor temible. Avaro, no quería pagar a sus servidores y los enviaba a atracar a quienes pasaran por el Pont-Neuf. Se llevaba mal con su tía, la reina Margot, a la que intentó secuestrar y asesinar. Más tarde conspiró contra Enrique IV y salvó su cabeza de milagro. En tiempos de Luis XIII recibió el título de duque de Angulema. Llevó a cabo una importante embajada en Alemania durante la Guerra de los Treinta Años y recibió el mando del ejército que sitió La Rochelle. Sus descendientes se extinguieron en tiempos de Luis XIV.

21 comentarios:

  1. Qué personajes saca a la luz, madame, y qué época tan turbulenta (me refiero a la de las guerras de religión). Y qué reyes tan prolíficos y frescos (los nuestros también, pero no tanto, jejej, por lo menos no aireaban tanto a sus amantes)

    Una pregunta: ¿Diana de Poitiers murió envenenada? Es que no sé si fue ella o alguna otra dama la que murió en extrañas circunstancias, achacables a la reina Catalina de Medicis.

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante la entrada que nos trae hoy Madame!

    Muy trágica la muerte de la madre de Louis de Brezé, asesinada en estas oscuras circuntacias. Dice que el conde de Brézé fue castigado durante un periodo de tiempo hasta que al final el rey absolvió su delito.

    Imaginaros el despecho que Catalina de Médicis debía sentir al presenciar el enamoramiento de su marido por una dama como Diana de Poitiers, 19 años mayor que él. Enrique II despreciaba a Catalina, incluso Diana, por el bien de Francia, pedía que su amado visitara su esposa en el lecho coyugal!

    Sobre Diana de Francia, pienso que sí es posible que fuera hija de Enrique y Diana de Poitiers. La aventura con Filippa Duc no fue más que una tapadera para evitar un escandálo de mayores dimensiones.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola, muy interesante tema, en 1610, a la muerte de Enrique IV, Diana de Francia,la hija bastarda que Enrique II tuvo con la piamontesa, se acordó de Catalina de Medicis, y tenía su mérito ya que Catalina nunca la quiso. Fue la única que pensó en rendir honores a la madre de reyes, que había sido enterrada de cualquier manera. Diana de Francia fue la que 20 años después hizo transportar los restos de Catalina a Saint -Denis, a la misma tumba de Enrique II.
    En 1793, las tumbas reales fueron violadas por los revolucionarios y todos los restos arrojados a una fosa común.
    Catalina nombró uno de sus herederos al duque de Angulema. Extrañas personas, des-heredó a Margarita que era su hija y nombró heredero a un bastardo de Enrique II. Besos Isthar

    ResponderEliminar
  4. Lo siento pero me he perdido, y ya no sabía quien era quien, quien se casó con quién, quien era hijo de quien o de quien se suponía que era hijo.... desde luego que familias por dios....

    ResponderEliminar
  5. Madre mía...¡Cuántos amantes y cuántos hijos! Y encima todo el tiempo enzarzados en guerra. Así cómo les iba a quedar tiempo para gobernar...
    Una entrada buenísima y muy bien trabajada. Un fuerte abrazo, querida madame :)

    ResponderEliminar
  6. Madame Carmen: Diana fallecio siendo ya anciana. Se habia retirado tranquilamente a sus dominios, y Catalina siempre respetó la vida de la mujer a la que su esposo tanto habia amado.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  7. Entonces usted es partidaria de esa teoria sobre el nacimiento de Diana, madame Caroline?
    No se, posiblemente. Se fue muy lejos a buscar la coartada, pero por otra parte si habia que partir en campaña militar, que remedio.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Ay, sí, madame Isthar, que lastima el escarnio que se hizo con las tumbas reales durante la revolucion. Aun asi, entrar en Saint-Denis me produce siempre una emocion muy especial. Es uno de mis lugares favoritos.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Pues fijese, monsieur Jose Luis, que eso era cuando al menos los reconocian y mas claro estaba el asunto. Imaginese usted cuando no, y encima tenemos que especular.

    Por cierto, monsieur, le acompaño en el sentimiento.

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Madame Ana, curiosamente no se crea usted que gobernaban menos los que mas hijos tuvieron.
    A Francisco I no se le conoce ninguno, y sin embargo empleaba la practica totalidad de su tiempo en divertirse.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  11. Vos bien sabéis, amiga mía ,que siempre os visito.
    Harto gusto da el leer la historia de vuestra mano.
    Baisires
    La Petite fleur

    ResponderEliminar
  12. Merci, petite fleur.
    No se que pasa que no veo bien la pagina. No aparecen las fotitos de los seguidores.
    Tu los ves bien?

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. El 1 de abril de 1565, cuando Catalina y Carlos IX recorrían Francia durante dos años, llegaron a Bordeaux, siendo recibidos por el Presidente del Parlamento M. de Lagebaston, que era el sosías perfecto de Francisco I la semejanza no era fortuita, ya que se trataba de un bastardo del rey.
    Besos Isthar

    ResponderEliminar
  14. No, si al ritmo al que iba tendria unos 245 probablemente... pero no los reconocia,madame.
    Tal vez porque no dedicaba suficiente tiempo a cada madre para estar seguro de que eran suyos.
    O porque no era su gusto.
    Atribuidos o con parecidos quien mas o quien menos todos tienen, y mas de uno intento pescar en ese rio revuelto.

    Ahora no estoy en mi casa y tampoco veo los seguidores. Es muy extraño, no se a que se debera.

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Ups, la gente de mi ciudad parece que tiene el mismo problema.
    Ha debido de ser un servidor, entonces. Espero que lo solucionen pronto, o que no genere mayores problemas

    ResponderEliminar
  16. Hay que ver, en las familias hay de todo. Me encanta cómo trazas todas estas relaciones de parentesco, son muy iluminadoras. Besotes dama.

    ResponderEliminar
  17. Ya ve que abundaban los elementos, madame. Cuanto angelito!

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Una entrada maravillosa. Me ha encantado y te felicito por lo bien elaborada que está, amén de la riqueza de imágenes.
    Desconocía que Catalina de Médicis contaba 14 años cuando casó con Enrique II. Ya sé que antes era lo usual, incluso con menos edad, pero no he podido evitar el considerarlo algo cruel. Tengo una hija a punto de cumplir 13 y me horroriza el imaginarla en esa situación.
    Y que trágico lo de Carlota. Ya se ve que la violencia de género ha existido siempre, lo mismo que los bastardos que tan bien nos detallas, sólo que ahora tienen los mismos derechos que los hijos naturales. Como debe ser.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias, madame.
    Sí, incluso aunque fueran otros tiempos, era demasiado pronto muchas veces casarse a esa edad.
    Pero lo de los mismos derechos de los hijos, en realidad en el caso de los hijos de los reyes yo creo que les iba mejor antes. Alguno incluso llegó a reinar: no hay que olvidar que el origen de la dinastia Trastamara fue un bastardo. Eso me parece impensable hoy en dia. Los esconden mucho mas.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  20. Me pregunto Yo si aun existen descendendientes de esa familia Valois en la actualidad, porque la familia reinante, de hecho que se ha extinguido, pero siempre quedan de las que nunca van a reinar, a los que les negaron la sucesión al trono. o los bastardos.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)