martes, 21 de abril de 2009

Síbaris y los sibaritas

Lo que queda de Síbaris

En el extremo occidental del golfo de Tarento, sobre el mar Jónico, al norte de la desembocadura del río Crati colonizadores de Acaya, Grecia, fundaron la ciudad de Síbaris en 721 a. C. Llegó a ser rica y próspera debido al comercio con Mileto y Grecia y a la producción agrícola, y su lujo fue famoso entre los griegos. Hay una conocida historia acerca de un hombre de Síbaris que tenía su lecho cubierto de pétalos de rosas, pero insistía en que era incómodo porque uno de los pétalos estaba arrugado. Por ello, la palabra sibarita se usa hoy para referirse a una persona amante del lujo extremado.



Había canales que llevaban el vino directamente del campo a la ciudad y no se dejaba trabajar a los herreros y carpinteros porque el ruido que producían resultaba molesto.


Otro grupo de colonizadores aqueos fundó Crotona en 710 a.C. Estaba en la punta del pie de la bota italiana, a unos 80 kilómetros al sur de Síbaris, a lo largo de la costa. Pese a la hermandad de origen de ambas ciudades, entre Crotona y Síbaris existía ese género de enemistad tradicional que era frecuente entre las ciudades-Estado griegas vecinas. Fue uno de los pocos casos en que una logró una total victoria sobre la otra. La vencedora fue Crotona, y su victoria, según reza la historia, se logró a expensas del lujo de los sibaritas.


Crotona


Al parecer, los sibaritas enseñaban a bailar a sus caballos al son de la música, por lo que sus desfiles eran muy impresionantes. En el 510 a. C. libraron una batalla contra los habitantes de Crotona, quienes, sabedores de este hecho, fueron a la batalla con músicos. Los caballos sibaritas empezaron a danzar y las tropas sibaritas cayeron en la confusión. Los crotoniatas ganaron y destruyeron la ciudad totalmente y, años después, desviaron las aguas del río Crati haciéndolas fluir hacia Síbaris, con lo que la transformaron en un pantano inhabitable. Fue tal la devastación que en siglos posteriores se discutió dónde había estado exactamente el emplazamiento de la ciudad.



Bibliografía:

Los griegos - Isaac Asimov


21 comentarios:

  1. No conocía esta historia, me ha gustado mucho madame. Gracias por hacérnosla llegar querida madame.

    ResponderEliminar
  2. Ya ve, madame,a veces por un clavo se pierde una batalla, y otras porque se ponen los cabalos a bailar.

    Muchas gracias

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Oh Madame esta entrada ha estado bastante graciosa :D, en especial la parte del hombre que afirmaba sentirse incómodo con su lecho solamente porque uno de los pétalos de rosa que lo componía estaba arrugado XDD y la de los caballos que bailan, de sólo imaginarme la escena en que las tropas enemigas llevan músicos para hacerlos bailar me da risa.

    Sobre los caballos danzantes, le cuento un detalle curioso, y es que aqui en el Perú tenemos unos caballos parecidos, el famoso caballo de paso, son bastante gráciles en sus movimientos, todo un patrimonio :D.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Uy, madame, no se les ocurra llevarlos nunca a la batalla, que luego ya sabe lo que pasa!
    Jejeje resulta de lo mas curioso. Y que ingenio el del enemigo!

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Jijijiji, si, algo asi.
    Tanto refinamiento esta reñido con el ardor guerrero. Picaron como tontos.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  6. Pero no me digais que la historia no es hermosa: una sociedad opulenta y refinada (aunque yo prefiero la culta Atenas frente a la belicosa Esparta, claro)que cae y se disuelve en la nada, en el crudo olvido. No puede ser más romántico.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Es verdad, madame. Es como un cuento, parece pura leyenda.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Madame, yo soy una sibarita.
    Eso de los pétalos me encanta.
    Lo que me ha hecho gracias es como los rivales sacaron provecho de una habilidad del enemigo. Muy, muy astutos.
    Qué pena que Síbaris haya sido destruida de esa manera, que no haya quedado prácticamente nada, porque debe de haber sido una muy bella ciudad,dados los gustos de sus habitantes.
    Baisiers
    La petite fleur

    ResponderEliminar
  9. Ya ve, madame, que no conviene dormirse en los laureles, porque luego llega el barbaro arrasando. Hay que estar alerta.

    Bisous, petite fleur

    ResponderEliminar
  10. Me gustaria dejarte dos curiosidades pues es elogioso que existan blog como el tuyo.
    El primero he de decirte que en las ciudades de Sevilla y jerez, en el sur de España existe una tradición identica sobre la domesticación de los caballos de pura sangre, pueden ser blancos o negros, que guiados por una danza o música arabiga son capaces de bailar al ritmo de ella.
    La segunda: Mika Waltari escribio hace muchos años un libro llamado El Etrusco, en uno de sus pasajes describia la destrucción de Sibaris de manos de Crotona, y los habitantes de Mileto al enterarse del hecho resolvieron cambiar el curso del rio para inundar las ruinas de Sibaris para expresar su pena...
    Espero que te haya sido de interes mi comentario.
    Saludos y abrazos Madame

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, monsieur. He leido el libro de Mika Waltari, escritor que adoro, y a juzgar por su nick también usted :)
    En cuanto a los caballos del sur de España, había oído hablar de ellos, aunque nunca los he visto en acción. Me gustaría verlos algún día.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Seguro que existió una ciudad llamada Sibaris con mucho lujo, pero eso de los pétalos fijo que es mentira.

    Que las civilizaciones o ciudades en su apogeo o máximo nivel de confort y lujo deban de colapsarse por ello es un cuento chino...la realidad es que todo es efimero y debe desaparecer independientemente de si ha llegado al máximo en algo o no. Y por simple probabilidad y cambio perpetuo del universo, los que antes fueran ricos alguna vez dejarán de serlo y los que fueron pobres alguna vez serán ricos...no hay bien ni mal que cien años dure.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lástima que las personas tampoco suelan durar cien años para ver los cambios.

      Feliz fin de semana.

      Bisous

      Eliminar
  13. Exacto...pero no nos obsesionemos con los destinos de los pueblos y las civilizaciones, mejor no pensar en esas cosas y vivir el día a día.

    Pero lo que si comentaré, es que hoy por hoy lo que hay en el primer mundo, en comparación con el pasado -entonces hasta un rey tenía menos comodidades que cualquier chavalín de clase media de hoy día-, no es de sibaritas, sino sibaritísimos :D

    ResponderEliminar
  14. Es curioso e interesante lo de la ciudad de Sibaris derrotada por Crotona. Allí se instalaría el austerísimo Pitágoras (es que la filosofía en general no va muy reñida con el lujo...aunque ya quisiera yo, y no es un cuento, amasar la fortuna que consiguió Tales en Mileto, la cual en comparación con la del amigo suyo y Tirano de esa misma ciudad parecería poco, como la diferencia sustancial actual entre un millonario medio y un super multimillonario como un famoso ya sea deportista de élite, actor de Hollywood o cantante de renombre).

    Pero volviendo al presente : sigamos columpiandonos en nuestras comodidades y disfrutando de ellas por si algún día (que Dios no quiera) se acaban (que lo que venga después será otro tema pero para después -aunque quizá un lujo da paso a otro tipo de lujo-)... :D y que conste que yo no soy todo lo sibarita que quisiera ser. :D

    posdata : tengamos también un pensamiento considerado para los que lo están pasando mal con la crisis. Por fortuna hoy día pobres y ricos tienen los mismos derechos, y los primeros tienen garantizadas muchas ayudas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es una lástima, monsieur, que los derechos no se coman, y que donde dice "derecho a una vivienda digna", significa que el banco se queda con ella y te echa a la calle; y que donde dice "derecho al trabajo" signifique tantos millones de parados.

      Sí, es posible que todos tengamos los mismos derechos.

      En cualquier caso, lo que me llama la atención de Síbaris, más que las comodidades, es el refinamiento, algo que llegaba a adentrarse en la extravagancia.

      Muchas gracias, monsieur o madame

      Bisous

      Eliminar
  15. Alguien dijo : "...(aunque yo prefiero la culta Atenas frente a la belicosa Esparta, claro)..."

    Yo también. Pero, aunque Atenas en comparación con Esparta quizá no era tan belicosa (o al menos es lo que se ha quedado escrito), la realidad es que Atenas también era belicosa (sino nunca hubiera tenido la hegemonía helénica), ahora bien, lo que no sabemos es si no dominó más porque era menos belicosa o porque fracasó en su intento de imponerse en comparación con el imperio que Alejandro Magno levantó en unos pocos años o el que consiguieron después los romanos. Epicamente Alejandro y los romanos les dan una paliza a los griegos más que la que dio España a Malta en el futbol hace unos años :D

    Los imperios, para bien o para mal, suelen ser los que nos dejan legado artístico e histórico...de los vencidos raramente suele escribirse algo, a no ser que lo escriba el vencedor, y si Grecia tuvo después importancia, fue porque los romanos asimilaron su cultura, que sino casi todo lo que conocemos de Grecia sería una incognita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me suena la cita :)
      Y me tranquiliza que también usted se incline por Atenas frente a los espartanos que viven por y para la guerra. Me resultan bastante antipáticos. Hay otras cosas en el mundo. Aunque como mujer no puedo encontrar ideales a los atenienses. Usted comprenderá.

      Nunca he estado de acuerdo, o no he entendido bien, eso de que la historia la escriben los vencedores. Parece que no fue Ramsés, después de todo, el vencedor de la batalla de Kadesh. Y el la Guerra de los Cien Años vencedores y vencidos escribieron por igual. Pero, sobre todo, una victoria es algo efímero, casi anecdótico en el devenir de los siglos. El vencido de hoy es el vencedor de mañana, y tarde o temprano se toma su revancha. Ha sido así desde el más remoto Egipto. Entonces comienzan a borrarse las inscripciones, a derribarse estatuas y monumentos, a cambiar los nombres a los lugares, las capitalidades y hasta los dioses. Y si no logran acabar con todo, tenemos la suerte de contar con las dos versiones, y con ello la posibilidad de alcanzar el equilibrio. Muchas veces nos encontramos con que solo tenemos fuentes un siglo o dos posteriores a los hechos, crónicas escritas por gente que ni siquiera vivió los hechos, y que, desde luego, no siempre representan a quienes fueron los vencedores.

      No me diga que no cree que Grecia habría llegado hasta nosotros si los romanos no hubieran hecho una pobre copia? No cree que dejaron demasiado escrito para que todo se hubiera perdido y olvidado? Con tantas colonias como fundaron en el Mediterráneo, han de deberlo todo a los romanos?

      Creo recordar que fueron once goles.

      Feliz fin de semana.

      Bisous

      Eliminar
  16. Lo de España-Malta fue una broma como muchas otras que se hacen. La realidad dicen es que los Turcos acabaron con casi todo lo que quedaba de la Grecia clásica (sin embargo, todo hay que decirlo, tambien ellos conservan un vasto patrimonio de la cultura griega en su península de Anatolia). Además si hechamos una ojeada a las obras de arte, vemos que la mayoría de las pocas obras excepcionales griegas que han quedado para la posteridad, o son copias romanas o son originales pero que estan en Italia. (evidentemente que la Magna Grecia es patrimonio de Italia como la Alhambra de España).

    No pretendía socabar la importancia de los griegos (y menos que ahora los leo), pero es cierto que, sobre todo en ciertas épocas, no han gozado de suficiente representación artística en comparación con Roma que era el imperio triunfador y glorioso. Por ejemplo, en el barroco raramente encontrará temas griegos en las obras artísticas, a menos que sea a través de los mitos romanos, en gran parte trasuntos de los griegos (Zeus por Júpiter, Afrodita por Venus, Deméter por Ceres, etc.). Ahora si, en el Neoclasicismo quizá se advierte una revalorización de lo griego en detrimento de lo romano.

    Yo de momento he visto pocos cuadros famosos que glorifiquen las Guerras Medicas, Pericles, etc... y si los hay, como dije, son del Neoclásicismo y raramente del Barroco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que, claro, nosotros somos romanos.
      Seguimos siendo romanos, esencialmente romanos en demasiadas cosas.

      Que disfrute de su sábado.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)