sábado, 25 de abril de 2009

¿Fue envenenada Adriana Lecouvreur?

Adriana Lecouvreur

Adriana Lecouvreur, nacida el 5 de abril de 1692 en Damery, Francia, fue la más célebre actriz de su época. Inició su carrera sobre el escenario en la ciudad de Lille, y en 1717 debutaba en París, en la Comedie Française. Era tremendamente popular entre el público, que apreciaba en ella el hecho de haber desarrollado un nuevo tipo de interpretación mucho más natural de lo que se venía haciendo hasta entonces.


Era rubia, con una boca pequeña y carnosa, un rostro de rasgos delicados y sensuales, con grandes ojos azules y expresivos. En una palabra, era la típica belleza del siglo XVIII.


Adriana fue la gran pasión de Mauricio de Sajonia, un amor en el que la actriz le correspondía plenamente. Su relación fue intensa y apasionada, pero al principio no muy fiel por parte de Mauricio, pues cuando la conoció era el amante de la duquesa de Bouillon. Sin embargo, Adriana llegó a adueñarse de su corazón de tal modo que pronto el infiel acabó por desdeñar a toda otra para dedicarse enteramente a la que fue el amor de su vida.


Mauricio de Sajonia


La duquesa, despechada, se tomó muy a mal el abandono de su amante y juró vengarse. Efectivamente, intentó envenenar a Adriana con unos polvos de arsénico, pero se descubrió la ponzoña, ya que quien se lo había de administrar sufrió remordimientos y delató el crimen.


No obstante, meses más tarde, la actriz moría de disentería. Los síntomas de la enfermedad fueron un tanto extraños. Un cronista de la época, testigo presencial, escribió: “La pobre criatura murió cuando ya se creyó que iba a sanar. Tuvo tremendas convulsiones, cosa que no pasa jamás en las disenterías. Se extinguió como una candela. Cuando le hicieron la autopsia se encontraron las entrañas gangrenadas. Se pretende que fue envenenada por una lavativa.”


Todo París acusó a la duquesa de Bouillon, y este envenenamiento a través de un enema ha pasado a la historia de los enigmas criminales del siglo XVIII.


La negativa por parte de la Iglesia a dar un enterramiento cristiano a Adriana impulsó a Voltaire a escribir un amargo poema sobre ello.


La vida de esta actriz sirvió de inspiración para la ópera Adriana Lecouvreur, así como para una obra de teatro que fue más tarde llevada al cine (Dream of Love) y protagonizada por Joan Crawford. Sara Bernhardt también la interpretó en 1913, y se han hecho al menos seis películas más sobre esta mujer.


22 comentarios:

  1. Pues no es por nada, pero tiene toda la pinta de que fue la duquesa la que la envenenó, aunque es un misterio más que nunca se desvelará.

    ResponderEliminar
  2. Si, yo creo que la duquesa era mujer de ideas fijas, y muy rencorosa, ademas de mala perdedora.
    Pero no lo podemos demostrar, no.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  3. Querid Madame:
    NO LO DUDE...Fue la Duquesa, fue ella. Me dejaría quemar las manos.
    Ahora, una pregunta:¿porquñe no se le permitió un entierro cristiano?
    Baisiers
    La petite fleur

    ResponderEliminar
  4. cuando murió, estaba su amante con ella, ademas de otros dos amigos y un sacerdote jesuita, que se negó a administrarle el sacramento a menos que ella se arrepintiera de su carrera teatral. Ella lo mandó a tomar viento y se negó en rotundo, pues consideraba que ser la mejor actriz de su epoca no era ningun pecado.

    Todo un caracter, la mujer. No cedió, por mucho que insistió el sacerdote.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Vaya historia la de esta actriz!, eso me hace recordar que tengo pendiente una breve lectura al respecto en uno de mis libros, sobre la mujer en el mundo del espectáculo. Hasta para las artes en general las mujeres fueron mal vistas como ejecutantes! que nunca se nos olvide ;)

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  6. Bueno, en el caso del teatro tambien los hombres estaban mal vistos.
    Luis XIV tuvo que promulgar una ley por la que se prohibia seguir considerando infamante la profesion, pero era muy dificil cambiar la mentalidad de la gente de un dia para otro.

    Bisoua, madame

    ResponderEliminar
  7. hOLA AMIGA, dime si sabes el día de su muerte, me intriga saber lo del envenenamiento.
    Me ha interesado mucho el tema.Besos Isthar

    ResponderEliminar
  8. Si, madame, murio el 20 de marzo de 1730.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Gracias, tengo Adriana , por María Callas

    tengo los gráficos, dime si lo coloco en mi blog o me das tu correo y te lo envío, muy interesante lo que se ve.
    besos

    ResponderEliminar
  10. Querida madame,

    no conocía la historia, pero me ha parecido interesantísima. Estos hombres (casi) siempre tan infieles y (algunas de) nosotras tan vengativas y rencorosas...¡Qué poco ha cambiado el mundo desde entonces!

    ResponderEliminar
  11. Pues si, madame Ana.
    Y algo tendria el caballero para tenerlas asi a las dos. Porque Adriana estaba loquita por el, y la otra yo no se si estaba loquita en general.

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. gracias, madame Isthar.

    Luego le envia Guiomar mi correo

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Todo hace pensar que fue la duquesa, envidiosa de la actriz, que le había quitado a su amante y su prestigio socila, no crees?
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. A su amante, sí. Prestigio social no tenian ninguno las actrices, todo lo contrario. Y menos ella, que habia osado tener una hija de su amante, una niña que fue la bisabuela de George Sand. Parece que la duquesa lo encajó muy mal, aunque con el transcurso de los años parece increible que no se hubiera conformado al fin.
    Las hay muy rencorosas, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Pobre mujer. Yo me inclino a que fue envenenada. Se solian dar mucho esos casos en la alta sociedad de antes, y si había celos y envidas de por medio, mayor aún.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. La verdad que entre las enfermedades y los venenos rara vez podia uno llegar a viejo, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. No conocía su existencia, la verdad. Hay personas muy peligrosas, pero claro, si claudicamos ante ellas, se convertirían en auténticas tiranas. Una tragedia, morir a causa del odio que ha suscitado el amor. Besitos, dama.

    ResponderEliminar
  18. Al menos tuvo el consuelo de haber vivido una vida muy intensa y un gran amor correspondido. Vivio poco, pero intensa y apasionadamente.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  19. Pues a falta de un informe toxicológico tiene toda la pinta de un envenenamiento, creo que en la autopsia de Napoleón también se vio algo parecido y recientemente el análisis de sus cabellos demostró que había ingerido arsénico. Lo de si fue o no la duquesa... pues tiene todas las papeletas, sobre todo cuando ya había tenido un intento anterior... pero eso ya no lo sabremos nunca.

    Saludos y enhorabuena por la entrada.

    ResponderEliminar
  20. Si es que al final ya vera usted cuantos acabaron envenenados y decian que eran cuentos noveleros.
    Lastima que ya sea tan dificil descubrir al asesino.

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. estaba mal visto el mundo de la farándula.según la iglesia no podian ser enterrados en camposanto como las demás personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenían buena fama, no. Era una especie de deshonra.

      Gracias, monsieur.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)