martes, 7 de abril de 2009

Amón el misterioso

Templo de Amón en Karnak

El nombre de Amón significa el misterioso, el oculto.


En cuanto dios de Tebas, solamente a partir de la XI dinastía comenzó a obtener relevancia, que fue proporcional al poder que iba concentrando la misma Tebas, en detrimento de Menfis y de su dios Ptah.


Ptah


Tenía carácter de divinidad solar, facilitando el predominio tebano su identificación con Ra o el dios Sol. Como Amón-Ra, o Sol en el horizonte, junto a Maub y Johnsu, formaba la trinidad tebana. Si bien los mismos hicsos lo mantuvieron como dios principal, fue con las dinastías XVII y XVIII cuando Amón alcanzó su máximo esplendor, por haber sido Tebas quien inició y triunfó en la lucha por la unificación egipcia.


Se le representaba de diversas maneras según la función bajo la que se le concibiese. Se le reproducía con figura humana, siendo su emblema un casco cilíndrico, plano en la parte superior, del que sobresalían dos largas plumas de gavilán. Como generador del hombre aparecía con cabeza de carnero y cuerpo de león.


Amón


Aunque Karnak fue su sede original y principal, su culto y los templos amonitas se difundieron por todo el delta, siendo de destacar los templos del desierto de Libia, denominados posteriormente Oasis de Amón, y el de Nepata, en Etiopía. Las donaciones de tierras, ganados y rentas que la monarquía tebana dispensó, y muy generosamente, a los templos de Amón, otorgaron gran poder y riqueza a sus sacerdotes. Éstos vincularon directamente Tutmosis con Amón, pues afirmaron que había sido el propio dios quien fecundó el vientre de su esposa, engendrando a la futura Hatshepsut.


Hatshepsut


Este agrupamiento de recursos en manos del colegio sacerdotal, que en Tebas disponía de numeroso personal masculino y femenino, significó un desplazamiento de los recursos de la corona a los sacerdotes, explicando algunas reacciones del poder real (como la asignación de funciones sacerdotales superiores a parientes del faraón, o la extrema reacción del movimiento atonita amarniense de Akhenatón). También justificaba la facilidad para acceder desde el sacerdocio máximo a la corona.


En varios momentos de la historia egipcia, el tesoro de Amón fue mayor que el del propio faraón y toda su familia.


17 comentarios:

  1. Que gran Dios Amón... me encanta todo lo relacionado con Egipto, y ahora que estamos en Semana Santa decir, que una vez al año se realizaba una procesión con la imagen de Amón entre los templos de Karnak y Luxor, dicha procesión se utilizaba de oráculo ya que al paso de la imagen los asistentes realizaban una pregunta y si al pasar por delante la imagen se balanceaba hacia delante la respuesta era afirmativa, y si lo hacía hacia atrás negativa.

    ResponderEliminar
  2. Muchisimas gracias por su aportacion, monsieur.
    Pocas civilizaciones levantaran tantas pasiones como esta, la cual, sin embargo, dista de ser mi fuerte.

    Por lo menos ese oraculo era mas facil de entender que el de Delfos!.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. hOLA AMIGA, un gusto saludarte, felicidades y gracias por tu visita, que siempre es un placer.
    Besos Isthar

    ResponderEliminar
  4. Ah, pues igualmente muchas gracias por la suya, madame, muy amable.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Los sacerdotes... ¿por qué será que en todas partes y en todos los tiempos quieren imponerse? Y, además, sin correr riesgos ni adquirir compromisos. Una entrada excelente. Besitos, dama.

    ResponderEliminar
  6. Si, tiene usted razon al afirmar que es una constante. En el caso de los druidas tambien era asi, o en el de los aztecas. Supongo que siempre tienden a intentar tener el control, y muy particularmente a traves de la cultura, que es la mejor forma.

    Bisous, madame Isabel

    ResponderEliminar
  7. El oficio más antiguo del mundo no es el que se conoce como tal, en mi opinión es el de sacerdote o llámale chamán, brujo, etc, etc, etc

    ResponderEliminar
  8. Me gusta el antiguo Egipto. Lo leeré con más detenimiento; sólo vine a desearle unas felices minivacaciones, que todo vaya como deseéis madame.

    Demasiados dias sin visitarle, no me lo perdono.

    Saludos, buenos dias.

    ResponderEliminar
  9. Tenía yo 13 años cuando leí Sinhué el ejipcio. Desde ahí mi carrera en la lectura de todo lo relacionado con el antiguo Ejipto fue frenética. Me fascina, lo mismo que esta entrada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Está visto que la clase clerical en todas las épocas y civilizaciones, siempre acaparando recursos. Ni los egipcios se libraron de la avaricia de sus sacerdotes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Gracias, monsieur Francisco Javier, igualmente.
    Yo tambien le debo visita desde hace mucho, pero tarde o temprano me pondre al dia.

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Ay, madame Babbilonia, Sinhué es una de mis novelas favoritas. La he leido tres veces, en distintas epocas de mi vida.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  13. Ya ve, madame kassiopea, pero el caso es que eran los reyes los que voluntariamente daban, seguro que para asegurarse la proteccion de los dioses, no se fueran a enfadar.

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Fascinante entrada, no sé que tiene el antiguo Egipto que resulta tan atractivo. Sería interesante leer algún dia algo relacionado con el libro de los muertos ;).

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Dispongo de informacion. Lo tendre en cuenta para alguna entrada en el futuro.
    Gracias por su sugerencia, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. La cuestión de los enfrentamientos entre sacerdotes y poder político fueron constantes en el Antiguo Egipto, y como siempre ambos poderes se solaparon y entrecruzaron (no es extraño, ¿verdad?) El faraón era un dios y tenía una corte de sacerdotes que así lo afirmaban. No era si no una forma más de fotalecer el poder político.
    Me gusta el Antiguo Egipto, pero tampoco es mi fuerte, aunque me atrae su misterio.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Cuantas veces ha seguido inspirando a la humanidad ese misterio que emana del antiguo egipto, fuente de leyendas y de curiosidad.
    Algo especial tiene, no cabe duda.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)