miércoles, 18 de marzo de 2009

Las infidelidades de Luis XV

María Leczinska

La reina María Leczinska no hallaba consuelo cuando supo que su esposo la engañaba. Desesperada, se encerró en sus aposentos a llorar amargamente su desdicha. Luis fue a verla aquella misma noche, con la intención de acostarse con ella y hacer las paces. Esto, naturalmente, indignó aún más a María, la cual se negó a sus pretensiones. El marqués de Argenson cuenta en sus memorias que el rey pasó cuatro horas en el lecho de su esposa sin que ésta se dignase prestarse a sus deseos. Según esta versión, parece, sin embargo, que la razón principal de la negativa de la reina era que "bobamente se imaginaba que su salud corría peligro, puesto que madame de Mailly había tenido tratos carnales con varios libertinos de la corte". Así pues, María se acurrucó entre las sábanas, fingiendo dormir, sorda a sus súplicas. A las tres de la mañana, perdida la paciencia, el rey saltó del lecho gritando:

-¡Será la última vez que intento la aventura!

Y salió dando un portazo.

Luis XV

La reina se hallaba encinta de dos meses. En mayo dio a luz una hija. Cuando se lo anunciaron a Luis XV, y puesto que sus dos hijas anteriores eran llamadas Madame Quinta y Madame Sexta, le preguntaron si la niña se llamaría Madame Séptima. El rey respondió:

-No. Se llamará Madame Última.

Y lo fue. A partir de entonces ya no ocultó su relación con madame de Mailly, lo que le valió el reproche del cardenal Fleury. Pero el joven monarca replicó:

-He dejado en vuestras manos el gobierno de mi reino. Espero que al menos me dejéis a mi amante.

21 comentarios:

  1. Madame, ese Luis!, ese Luis!. Bravo por María. Es que me habéis tocado las fibras más intimas.
    Os quiere
    La Petite Fleur

    ResponderEliminar
  2. Si, era de esos, petite fleur.
    Que le vamos a hacer.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Lo que se dice un tipo firme: a su amante no se la sacaba nadie, con el reino lo que quisieran, ja!!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Si, se ve que el hombre tenia sus preferencia muy claras. Francia nunca debio de estar a la cabeza, lamentablemente.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Creo que las infidelidades estaban (y están) a la orden del día entre los monarcas.

    ResponderEliminar
  6. Ay, si solo fuera entre los monarcas!
    Que facil lo tendriamos entonces. Bastaria con no elegir a una testa coronada.
    Pero hay muchos, hay muchos por ahi. Demasiados.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Vaya, vaya con Luis XV... La verdad es que observando la calidad de sus amantes pienso que noera muy fino en sus gustos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Sería divertido de no ser porque detrás de todo esto había personas humanas: María, sus hijas... A veces, las mujeres nos equivocamos mucho con los maridos. Esta es una de las ocasiones en que se puede ilustrar, porque quizá María hubiera hecho mejor cediendo a los deseos de su marido. En fin... Una entrada encantadora, querida dama.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, mesdames.
    Madame Carmen, no era fino el hombre, no. Todo le venia bien. La gama de posibilidades era amplisima, desde la Pompadour al parque de los ciervos.

    Madame Isabel, realmente debia de ser terrible encima no poder elegir. Pero lo dramatico en este caso es que durante 7 años el matrimonio parecia perfecto.

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. un picha floja ... la verdad es que se lo montaban muy bien estos reyes... y vivían como tales...

    ResponderEliminar
  11. Eso si, monsieur, era un chollo.
    Ahora en cambio parece que no apetece, debe de ser mas bien aburrido. Pero hasta la revolucion yo firmaba por un trabajito asi.

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Efectivamente con la revolución se les "cortó" el chollo ....

    ResponderEliminar
  13. Menudo elemento jajajaja ... el Renacimiento y demás debieron ser épocas aburridas.
    Lo digo porque en literatura italiana raro es el escritor de esas épocas que no tuviera amantes... incluso cuarenta a lo largo de su vida... en fin

    Feliz Viernes!
    Besos,
    Noa.

    ResponderEliminar
  14. Jijiji, bueno madame, 40 no son tantas, no alcanzan a Casanova. Pero al menos él no estaba casado.
    Entonces no esta dispuesta usted a batir el record?

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Pobre María, siempre he admirado a esta mujer la verdad esque su entrada es interesantisima Madame.


    Besos Gema

    ResponderEliminar
  16. Gracias, madame Gema.
    La verdad que ella fue todo lo contrario la pobre.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Luis XV y varios hombres de estos tiempos se ve que tienen algo en común!!, jajajaja ... sería gracioso verlos reunidos hablando de sus conquistas a los muy ... infieles (por decir algo suavecito, jajaja).

    Hace poco leía que algunos científicos han demostrado que el gusto del hombre por tener varias parejas a la vez es algo que forma parte de su naturaleza ... aunque no explican nada sobre la infidelidad femenina (¿?). Pero no todos los hombres son infieles ni tampoco todas las mujeres obviamente. Se me hace divertido suponer que estos científicos quieren justificar sus propias infidelidades mediante la ciencia, jajajajajaja.

    Besos Diana!

    ResponderEliminar
  18. Se ve que entre los cientificos en cuestion no habia mujeres. Tal vez su conclusion hubiera sido diferente y menos condescendiente, entonces.

    Pero tiene usted razon, madame, porque si ellos consideran que es su naturaleza, será que se sienten identificados con el modelo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Que "machote" Luis XV. Como casi todos. Pobres mujeres (reinas o no), que tenían que soportar tantas infidelidades. Y lo mismo las amantes, que quieras que no, también aguantaban que les fueran infieles con sus esposas.
    El puso a su hija Mademe última, pero desde luego él no fue el último infiel.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. No, jejeje, el era de una especie que sigue siendo muy comun, en efecto.

    Un saludo, madame

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)