jueves, 5 de marzo de 2009

La Teogonía

El gran Urano llegó seguido de la Noche y animado de deseo amoroso se tendió cuan largo era sobre la tierra. Entonces Cronos, saliendo del lugar donde se había emboscado, agarró a su padre con la mano izquierda y, empuñando con la derecha la gran hoz de afilados dientes, le cortó en un instante las partes viriles y las arrojó detrás de sí, al azar. Pero no fue un despojo inútil lo que soltó su mano, porque las gotas de sangre que de aquél se derramaron las recibió la Tierra, fecundándola nuevamente y dando a luz entonces a las robustas Furias o Erinias, a los enormes Gigantes, que vestían lustrosas armaduras y manejaban grandiosas lanzas, y a las ninfas Melias.


Y las partes viriles que Cronos cortó con la guadaña y arrojó desde el continente al proceloso mar, fueron flotando de acá para allá hasta que de la carne inmortal salió una blanca espuma de la que emergió una bellísima deidad que se dirigió primero a la sagrada Citera y luego a Chipre, situada en medio de las olas del mar. Al tomar tierra brotó la hierba por donde ponía sus plantas y fue llamada Afrodita, la diosa del Amor.

Teogonía - Hesíodo

6 comentarios:

  1. Genial este post, me gusta la mitología.

    ResponderEliminar
  2. Pues entonces es otro gusto que tenemos en comun, madame.
    Me gusta pasear por el Olimpo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. la mitología clásica está llena de sucesos apasionantes...

    ResponderEliminar
  4. Si, imaginacion no les faltaba a los griegos.

    Gracias, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la mitología griega *.*
    Soy del Norte, de Asturias, más concretamente de Gijón =)
    Buen findeee.
    Besos ;)
    Noa.

    ResponderEliminar
  6. Ésta si que es una grata coincidencia.
    Quien hubiera lo hubiera pensado jajajaja.
    Pues muy posiblemente nos hayamos cruzado si es cierto.
    Que bien!!
    =)

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)