sábado, 14 de marzo de 2009

El mito de Belerofonte

Belerofonte era nieto de Sísifo, rey de Corinto. Se vio obligado a expatriarse por haber dado muerte en un duelo a un noble llamado Béleros, del que deriva precisamente el nombre de Belerofonte. Se refugió en Tirinto, en la corte del rey Pretos. Pero éste también se sintió agraviado en cierta ocasión por el héroe y, al no querer matarlo porque los huéspedes eran sagrados, decidió enviarlo a realizar una hazaña peligrosa. Con esta finalidad lo remitió a Iobates, rey de Licia, con el encargo secreto de que lo quitase de en medio.

Quimera
Iobates se comportó con el joven como Euristeo con Hércules, encargándole rudos trabajos. El primero consistió en enviarlo a luchar contra la quimera, monstruo que tenía cabeza de león, cola de dragón y cuerpo de cabra, y que arrojaba llamaradas por la boca. El héroe mató al monstruo con ayuda de Atena, quien le dio el caballo alado Pegaso.

Vencedor de esta primera prueba, fue enviado después a pelear contra los solimos, belicoso pueblo de Licia, y posteriormente contra las amazonas.

La vejez del héroe fue amargada por la envidia de los dioses, quienes habían contraído matrimonio con sus hijas. Cierto día que Belerofonte, confianzo en las fuerzas de Pegaso, quiso escalar al Olimpo, fue derribado de su montura. Su cuerpo quedó hecho pedazos y el corcel alado se convirtió en estrella pasando a formar parte de una constelación que todavía lleva su nombre.



14 comentarios:

  1. Hay personas que parece que han venido al mundo para sufrir... gracias por este recordatorio mitológico que tanto nos enseña. Besitos, dama.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a usted por su visita siempre, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Hola amiga muy interesante. Dime cómo está tu papá.Un beso Isthar

    ResponderEliminar
  4. Esta mejor, madame, muchas gracias.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Me encantan todos estos mitos, mil gracias por ponerlos.
    Besos y feliz semana ;)
    Noa.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, madame.
    Feliz semana para ustedes tambien.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Ay, me gustó mucho tu blog, lo adoro, será placer volver a visitarte. ¿Me harías el honor? Au revoir.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, monsieur.
    No me parecía exactamente su estilo, pero me alegra saber que es de su agrado.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. si es que los dioses olímpicos se gastaban una mala uva.....

    ResponderEliminar
  10. Hola, me gustó mucho tu blog. Te sigo y te invito a que me visites. Conocerás mis blogs en mi perfil. Cariños

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias a ambos por la visita.

    Yo tambien la enlazo, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Esta historia es muy bella. Siempre me ha gustado. ¿Quién sabe si cuando miramos al cielo lo podemos ver brillar?.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Yo solia intentar divisar esas cosas en las estrellas, pero con el tiempo me he rendido :)

    ResponderEliminar
  14. uy desgiversaste completamente el mito de belerofonte, que tristeza.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)